El Presidente de Rusia, Vladimir Putin: Buenas tardes colegas, miembros del Consejo de la Federación, diputados de la Duma Estatal, ciudadanos de Rusia,

Como ya es habitual en estos encuentros anuales, hoy voy hablar sobre nuestras tareas en economía, en el sector social y en la política interna y externa. Vamos enfocar el discurso de este año, particularmente en la economía, en los asuntos sociales y en la política interna.

Tenemos que abordar todos estos asuntos en condiciones complicadas y realmente, nada comunes, lo que no es un evento único en nuestra Historia. Una vez más el pueblo de Rusia enseñó, de modo muy convincente, que puede enfrentar desafíos difíciles, proteger y defender sus intereses nacionales, su soberanía y su rumbo independiente.

Colegas, ya referí públicamente, en otros momentos lo que quiero decir hoy, pero permítanme que lo repita, ahora.

Nuestro pueblo se juntó alrededor de valores patrióticos. Vemos esa unidad y debemos agradecerla. Se unieron alrededor de esos valores, no porque todos estén felices y no tengan exigencias. Al contrario, lo que no faltan son problemas y dificultades. Pero las personas tienen la percepción de sus causas y lo que es más importante aún, confían en que juntos, podremos superar esos problemas. Es esta disponibilidad para trabajar por nuestro país y esta preocupación sincera y profunda por Rusia, que forman el fundamento de esta unidad que podemos comprobar.

Al mismo tiempo, las personas anhelan tener oportunidades amplias e iguales de desarrollo de su potencial y transformar sus iniciativas comerciales, creativas y civiles en realidades. Anhelan respeto por su persona, por sus derechos, libertades y trabajo.

Los principios de justicia, respeto y confianza son universales. Somos coherentes en la defensa de esos principios en el escenario internacional y como vemos, con resultados. Pero tenemos que hacer el mismo esfuerzo para asegurar esos principios aquí, en nuestro país, en relación con cada individuo y con la sociedad como un todo.

Nuestro pueblo toma muy en serio cualquier injusticia o inexactitud. Esa es una característica intrínseca de nuestra cultura en general. Nuestra sociedad rechaza categóricamente la arrogancia, la vanidad, la insolencia y el egoísmo, sea en quien sea que las vea. Nuestro pueblo atribuye un valor mayor a virtudes como la responsabilidad, patrones morales elevados, preocupación por los intereses públicos, disponibilidad para escuchar los otros y respetar sus opiniones.

Este hecho se reflejó en la campaña electoral que ocurrió este año. Como saben, en mi toma de posesión en 2012, apoyé la idea de regresar a un modelo mixto, en relación a las elecciones para la Duma del Estado. Fue un paso de encuentro a las exigencias de la opinión pública.

Pienso que nuestro rumbo de desarrollo del sistema político, de las instituciones de democracia directa y de hacer las elecciones más competitivas es totalmente justificado y ciertamente, va continuar.

La Duma del Estado ha reforzado su papel como órgano representativo y en general, ha reforzado el poder legislativo de la autoridad del gobierno. Tenemos que apoyarla y confirmarla con acciones concretas. Esto se aplica a todas las fuerzas políticas representadas en el Parlamento.

Claro que el partido de la Rusia Unida, tiene una responsabilidad especial al respeto. A propósito, en este momento, está celebrando su 15º aniversario. Rusia Unida tiene una mayoría constitucional en la Duma del Estado y es el apoyo principal del Gobierno, en el Parlamento. Debemos organizar el trabajo en conjunto, de modo a garantir que todas las promesas y compromisos asumidos en relación a nuestro pueblo, sean cumplidos.

Nuestro pueblo decidió el resultado de la campaña electoral y eligió el camino del desarrollo constructivo. Probó que vivimos en una sociedad sana y confiada en exigencias legítimas y justas, que tiene una inmunidad cada vez mayor contra el populismo y contra la demagogia y que valora mucho la importancia de la solidaridad, de la proximidad y de la unidad.

En realidad no estoy mencionando ningún tipo de dogma o una unidad inexistente y claro, que no estoy refiriendo la imposición de una visión del mundo en particular. Ya pasamos por todas esas etapas en nuestra Historia y como saben no tenemos ninguna intención de volver al pasado.

Pero eso no significa que podamos manipular palabras elocuentes y usar la conversación de la libertad como una capa para insultar los sentimientos y las tradiciones nacionales de los demás.

Algunos se podrán considerar más progresistas, más inteligentes y despiertos que los otros, pero si ese fuere el caso, respeten a los demás que es lo más natural que pueden hacer.

Por otro lado, también pienso, al mismo tiempo, que es inaceptable asumir una actitud agresiva y más aún, permitir que se convierta en vandalismo y violación de la ley. Las autoridades del Estado responderán con firmeza en esos casos.

Mañana, el Consejo de la Cultura se reunirá y ciertamente, discutiremos esas cuestiones que provocan mucha discusión y hablaremos sobre los principios de responsabilidad mutua de los representantes de la sociedad civil y de las figuras mundiales de las artes.

Pero permítanme recalcar que, ya sea en la cultura, en la política, en los medios de comunicación mediática, en la vida pública o en los debates sobre cuestiones económicas, nadie puede prohibir la libertad de pensamiento y la libertad de expresar abiertamente su posición.

Dejen que les diga una vez más, que cuando hablamos de solidaridad y unidad, lo que queremos decir es consolidación consciente y natural de nuestro pueblo, en el interés del desenvolvimiento exitoso de Rusia.

Será posible alcanzar grandes objetivos estratégicos en una sociedad fragmentada? Será posible determinar nuestras tareas en un Parlamento, que en lugar de realizar un trabajo productivo, ocupa su tiempo a deliberar sobre ambiciones competitivas y argumentos infructíferos?

Será que podemos lograr un desarrollo exitoso, teniendo como base instable un Estado débil y un Gobierno apático, controlados por el extranjero y que ya no tiene la confianza del pueblo? La respuesta, claramente, es no.

En años recientes, constatamos un cierto número de países donde este tipo de situación abrió camino a los aventureros, a golpes de Estado y en última instancia a la anarquía. En todos lados, el resultado es el mismo: tragedias humanas y víctimas, degradación, ruina y decepción.

Es preocupante ver en todo el mundo, incluso en los países aparentemente más prósperos y en las regiones estables, que pudimos observar, el surgimiento de un número cada vez mayor, de nuevas divisiones y conflictos en términos políticos, étnicos, religiosos y sociales.

Todo esto está sucediendo en el contexto de una grave crisis migratoria, que los países de Europa y de otras regiones, enfrentan actualmente. Sabemos muy bien las consecuencias que esas grandes perturbaciones pueden traer. Infelizmente nuestro país pasó por muchas de esas perturbaciones y respectivas consecuencias, en el siglo XX.

El próximo año de 2017, señalará el 100º aniversario de las revoluciones de Febrero y de Octubre. Es el momento oportuno para rever las causas y la naturaleza de esas revoluciones en Rusia. Esto no debe ser hecho solo por los historiadores y estudiosos; la sociedad rusa, en general, necesita hacer un análisis objetivo, honesto y profundo de esos sucesos.

Es nuestra Historia común y debemos tratarla con respeto. Recordemos algo que el destacado filosofo ruso y soviético, Alexei Losev, escribió: “Conocimos el sendero espinoso que nuestro país recorrió”. “Conocimos años largos y agotadores de lucha, carencia y sufrimiento, pero para los hijos de nuestra patria, todo esto es su herencia nativa e inalienable”.

Estoy seguro de que la mayor parte de nuestro pueblo tiene esta actitud en relación a nuestra tierra natal y necesitamos de las lecciones de la Historia, principalmente, para la reconciliación y para el refuerzo del entendimiento social, político y civil que logramos alcanzar.

No podemos seguir arrastrando los rencores, la rabia y la amargura del pasado para nuestra vida actual y en la búsqueda de nuestros propios intereses políticos y de otros, especular sobre tragedias que dicen respeto a casi todas las familias de Rusia, sin importar de qué lado de las barricadas estaban nuestros antepasados. Vamos recordar que somos un solo pueblo unido y que solo tenemos una Rusia.

Colegas, la base de toda nuestra política es cuidar de las personas y aumentar el capital humano, como el recurso más importante de Rusia. Por consiguiente, nuestros esfuerzos pretenden apoyar los valores tradicionales y la familia, implementar programas demográficos, mejorar el ambiente y la salud de las personas y promover la educación y la cultura.

Comprenden, no puedo dejar de decir algunas palabras sobre lo que, en realidad está sucediendo, sobre lo que tenemos y lo que conseguimos. El crecimiento natural de la población sigue.

En 2013 – los demógrafos aplican el término tasa de fertilidad – era de 1.7 en Rusia, que es mayor que en la mayoría de los países de Europa. Por ejemplo, en Portugal la tasa de fertilidad es de 1.2, en España y Grecia es de 1.3, en Austria, Alemania e Italia es de 1.4 y 1.5 en la República Checa. Estos son los valores obtenidos en 2013. En 2015 la tasa de fertilidad total será aún mayor en Rusia – 1.78 – el aumento es ligero, pero aun así es un aumento.

Seguiremos introduciendo cambios en la esfera social para que el sistema vaya al encuentro de más expectativas y necesidades de las personas y se vuelva más moderno y justo. Las esferas sociales deben atraer profesiones calificadas y jóvenes con talento. Es por ese motivo que estamos aumentando los sueldos de los especialistas y mejorando sus condiciones de trabajo.

Permítanme observar que la tasa de competición para la inscripción en las universidades de medicina y de formación de profesores, crece de forma constante (mientras no hace mucho tiempo, rayaba el cero). En 2016 era de 7.8 personas para las profesiones docentes y después de la inscripción de 2016 la competición  general para las candidaturas financiadas por el Estado, casi alcanzó 28 pedidos por cada vaga. Dios conceda a todos los jóvenes especialistas, buena salud y éxito en sus futuras actividades.

Recuerdo bien como mis colegas y yo, discutimos proyectos de asistencia médica de alta tecnología y redes de centros perinatais, que nos faltaban en esa época. En 2018 Rusia tendrá 94 de esos centros.

Hoy nuestros médicos salvan recién-nacidos en los casos más complicados. También alcanzamos el nivel de los países avanzados en estos indicadores.

En 2015 los índices de mortalidad infantil de Rusia eran de 6.5 por 1.000 nacidos vivos, mientras en la Región Europea de la Organización Mundial de la Salud eran de 6.6; esto significa que nuestro índice fue ligeramente mejor. Pasados 10 meses, en 2016, Rusia alcanzó el nivel 5.9.

En la última década, el número de los servicios médicos de alta tecnología aumentó en un factor de 15. Centenas de miles de cirugías complexas son realizadas no solo en los hospitales principales de los centros federales, pero también en los hospitales regionales. Cuando lanzamos el programa, en 2015, 60.000 personas en Rusia recibieron asistencia médica de alta tecnología; en 2016, el número será de 900.000. También es esencial avanzar. Aun así, comparen: 60.000 y 900.000. Existe una cierta diferencia…

El próximo año, tendremos que introducir mecanismos para asegurar un financiamiento estable para la asistencia de alta tecnología. Hará que sea posible volverla aún más accesible y reducir el tiempo de espera de las operaciones.

Resumiendo – y exponiendo este asunto sin rodeos – los problemas en el sector de la salud se mantienen y aún existen muchos. Están relacionados, principalmente, con los Cuidados de Salud Primarios. Debemos dar prioridad a su desarrollo.

Los pacientes muchas veces, son confrontados con filas de espera, con una actitud superficial e indiferencia. Los médicos están sobrecargados y es difícil obtener una consulta con un especialista en el área. Lo que sucede, frecuentemente, es que las clínicas ambulatorias están equipadas con el equipamiento más actual, pero los médicos especialistas no poseen las calificaciones para utilizar esos equipamientos.

A partir del próximo año, serán organizados en los centros médicos federales y regionales y en las universidades, programas regulares de actualización de esos profesionales. Un especialista podrá obtener un diploma de entrenamiento avanzado y podrá elegir donde realizar el entrenamiento.

 Continuará…

Traducción: Lúcia

 

Dejar respuesta