29-04-2016

El intestino tiene que permitir el paso de los nutrientes aportados por los alimentos, a la sangre; es lo que se conoce como permeabilidad intestinal.

Pero a veces, cuando hay inflamación intestinal, los poros de la membrana intestinal se agrandan demasiado y permiten que a la sangre pasen sustancias como toxinas y bacterias, alimentos no digeridos y desperdicios metabólicos, que debían quedar confinados en el tracto digestivo.

Estas sustancias que indebidamente pasan a la sangre por los agrandados poros intestinales, disparan las alarmas del sistema inmune, que las toma como “intrusos” y las ataca, lo cual desencadena la hiperreacción y confusión del sistema inmunitario que termina atacando las articulaciones, con lo cual configura las enfermedades autoinmunes del sistema óseo, de las cuales nos ocupamos en este artículo.

ARTRITIS REUMATOIDE

Al igual que la esclerosis múltiple o la fibromialgia, la artritis reumatoide (AR) tiene un origen autoinmune: es causada por un fallo en nuestro sistema inmunitario, que ataca por error a las células del propio organismo.

La AR es una inflamación crónica que afecta de manera simétrica a múltiples articulaciones con dolores, tumefacción y rigidez o dificultad de movimientos.

Antes de que aparezcan estos síntomas articulares, que son los que comúnmente mencionamos de la enfermedad, la persona es afectada básicamente por cansancio,fiebre ligera,inapetencia y pérdida de peso corporal.

Cuando la enfermedad ya ha echado raíces, entonces aparecen otros síntomas extra articulares que afectan principalmente a la piel, los vasos sanguíneos, el corazón, los pulmones, los ojos y la sangre.

Esta inflamación generalizada es a consecuencia de que el sistema inmunológico o defensivo “confunde” o desconoce al tejido conectivo del cuerpo y lo hace blanco de sus ataques.

El tejido conectivo cumple básicamente una función de unión y de sostén por lo cual se encuentra presente en prácticamente todas las estructuras orgánicas.

Por esta razón, en la AR, las lesiones afectan de manera especial a las articulaciones, aunque también son comunes las lesiones en la piel, los vasos sanguíneos, los huesos, los ojos y órganos tales como los pulmones y el corazón.

ESPONDILITIS ANQUILOSANTE (EA).

No es más que una artritis que afecta a la espina dorsal o espalda.

El término espóndil se refiere a la espina dorsal, y anquilosante a que produce rigidez, en otras palabras: rigidez de la espina dorsal.

Es otra más de las enfermedades ocasionadas por una hiperreacción del sistema inmunitario que, en el caso de la EA, parece ser desencadenada por una excesiva permeabilidad intestinal.

Las primeras manifestaciones de la EA se dan en forma de dolor nocturno y pérdida de movilidad en la región lumbar y la sacroilíaca que con el tiempo puede afectar a toda la columna y a las articulaciones periféricas (en hombros, caderas, rodillas o tobillos).

También hay manifestaciones extraarticulares, como inflamación en los ojos o en las válvulas del corazón.

POLIMIALGIA REUMÁTICA (PMR).

Es otra artritis, pero ahora con trastornos inflamatorios localizados en hombros y cuello que muchas veces se irradian a la cadera.

ATENDER PRIMERO LA SALUD INTESTINAL.

La hiperpermeabilidad intestinal que desencadena este tipo de autoinmunidad articular , puede ser causada por:

Desequilibrio de la flora intestinal (disbiosis) provocado por el abuso de los antibióticos, el estrés , el exceso de azúcares en la dieta y la presencia de metales pesados, como el mercurio.

Infecciones bacterianas en los intestinos.

El abuso de alimentos y sustancias irritativas del intestino o dieta pro inflamatoria.

Por lo tanto, las dietas prebióticas y probióticas favorecen el crecimiento de las bacterias intestinales beneficiosas, mientras que las dietas hiperproteicas pueden aumentar la producción de sustancias nocivas (amoníaco, aminas) por parte de las bacterias intestinales.

Limitar el consumo de azúcar es un paso clave en el programa de tratamiento en este tipo de enfermedades, porque el azúcar tiene muchos efectos negativos en la bioquímica del cuerpo y porque afecta de igual forma la flora intestinal.

Por ende, si no eres capaz de disminuir el consumo de azúcar, es muy poco probable que puedas presentar una mejoría.

Suplementar con glutamina que es un aminoácido fundamental en el tejido conectivo del tracto intestinal. Es capaz de normalizar la permeabilidad intestinal excesiva y tiene actividad antiinflamatoria de la mucosa intestinal.

Por: +Joaquín Teheran Lora

IMPRIME este artículo, descárgalo en PDF o envíalo por CORREO.

IMPORTANTE: ESTA INFORMACIÓN NO ES, NI SUSTITUYE EN NINGÚN CASO LA CONSULTA, TRATAMIENTO O DIAGNÓSTICO DEL PROFESIONAL DE LA SALUD COMPETENTE.

Recuerda SUSCRIBIRTE A QISOMA para que recibas nuestras actualizaciones por correo .

– See more at:

http://qisomamedicina.blogspot.com/
2016/04/enfermedades-autoinmunes-de
-huesos.html#sthash.PDhaIZxa.dpuf

WebSite : “Quisoma”

WebSite : http://wp.me/p5RUdl-IDO

Volver a la Principal Salud, Meditación y Más

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here