images (1)

 

Meditar no significa sentarse con las piernas cruzadas (en Padmasana) y los ojos cerrados, meditando en Dios.

Esto es una actividad física y mundana.

Es necesaria, sin duda, pero la verdadera meditación consiste en unificar la mente con Dios.

Así como la leche y el agua no pueden ser separadas, de la misma manera la mente, una vez fundida en Dios, no puede ser separada.

Así, tu amor debe llegar a ser uno con el amor divino.

Algunos meditan en Dios por un período limitado, por la mañana y por la tarde.

Eso no puede llamarse meditación.

Debes meditar en Dios en todo momento, en todo lugar y bajo cualquier circunstancia.

Lleva a cabo tus tareas con la mente firmemente fijada en Dios.

Esto es auténtica meditación.

Pensar en Dios por un período limitado, es sólo devoción de medio tiempo.

La devoción de medio tiempo te da derecho a una Gracia de medio tiempo.

Debes tener devoción a tiempo completo, para lograr la Gracia en plenitud.

                                                                   -BABA

Dejar respuesta