images

 

Lo que se manifiesta exteriormente se llama “Manas” (la mente).

Lo que es interior es “Nama” (el Nombre del Señor).

Repitiendo el Nombre del Señor puedes adquirir control sobre tu mente, y lograr el estado en que no hay mente (Amanaska).

En tanto estés bajo la influencia de tu mente, marcharás por el camino mundano, y te perderás.

Podrás oir claramente la voz del Señor sólo cuando alcances el estado de “no-mente”.

Para alcanzar ese estado debes escuchar la voz interior, la voz del Señor dentro de ti.

Para oírle debes practicar la Devoción y la Entrega.

La manera más fácil de comprender y experimentar a Dios es amarle.

Puedes crecer fácilmente en tu amor a Dios, adorándole en una forma específica.

Un verdadero devoto hace todas sus tareas con total entrega, sólo para complacer a Dios, y dedica toda acción a complacerle a Él. 

                                                                                      -BABA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here