images (3)

 

Controla tu lengua, pues ella siempre ansía una variedad de manjares.

Pregúntate: ”Oh, lengua, ¿cuántas bolsas de arroz, trigo, verduras y manjares has probado?

¡Qué vergüenza si aún estás insatisfecha!”

Come lo suficiente para satisfacer el hambre y mantener tu cuerpo, sin dar una indebida importancia al sabor.

Asimismo, tus ojos deben ver a Dios, en lugar de mirar cosas no sagradas en la televisión o los vídeos.

Que tus oídos escuchen las historias del Señor, en lugar de vanos chismorreos.

Todo lo que ves y oyes queda impreso en tu corazón, y las cosas no sagradas lo contaminan.

Cuando tu corazón está contaminado, la vida carece de significado.

El corazón humano es como un bolígrafo.

El color de las palabras que escribas será el mismo que el color de la tinta dentro del bolígrafo.

Dios espera de ti que llenes de amor tu corazón.

Luego, todo lo que pienses, digas y hagas estará impregnado de amor, y tu vida se volverá sagrada.

                                                                     -BABA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here