images (1)

Las personas practican diversas formas de adoración y ritual, siguiendo su tradición familiar y su cultura.

Sin embargo no se transforman ni siquiera un poco, a pesar de los meses y años de práctica espiritual.

Frustradas, cambian el nombre que cantan, porque están cansadas de esperar los resultados.

A veces las personas cambian no sólo el nombre que cantan, sino también su religión.

Sepan claramente que no se puede alcanzar la gracia de Dios con sólo cambiar el nombre o la religión.

Deben transformarse ustedes mismos.

El perro de la casa reconoce a su amo, sin importar si éste viste traje de gimnasia, uniforme o atuendo de gala.

No tiene dudas acerca de su amo, independientemente de la ropa que él vista.

Así también, ustedes no pueden convencer a Dios con sólo cambiar de apariencia exterior.

Tienen que adquirir las virtudes, y conducirse con rectitud.

Sólo quien transforma su mente complace al Señor, y alcanza la Divinidad.

                                                                               -BABA

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here