images

 

Ajenas a la presencia de lo Divino en su interior, las personas se embarcan en la búsqueda de Dios.

Se comportan como quien va a pedir prestada leche a su vecino, olvidando la vaca que concede los deseos (Kamadhenu) en su patio trasero.

Los Avatares son de dos tipos: Amsavatar y Purnavatar.

Cada ser humano es un Amsavatar (encarnación parcial de lo Divino); en el Gita, el Señor Krishna dice: “Una parte del Alma Divina se ha convertido en el alma individual en el mundo de los seres vivos”.

Muchas encarnaciones parciales quedan atrapadas en la Maya (ilusión mundana), desarrollan egoísmo y posesividad, y llevan una vida mundana.

El Purnavatar (completa encarnación de lo Divino) puede comportarse, según las circunstancias, como si estuviera sujeto a la Maya, pero está libre de ella en todo momento.

Doblega y trasciende a la Maya, y manifiesta Su plena divinidad al mundo durante toda Su vida.

                                                                                    -BABA

1 Comentario

Dejar respuesta