01-04-2017

Mis queridos amigos, los amamos muchísimo. Hagan una respiración.

Al inhalar elijan enfocarse en la energía de la alegría. Piensen en algo que los haga o los haría sentirse alegres.

Respiren. Sientan la ligereza de su ser, la efervescencia, la danza del maravillarse atravesando sus células.

Pasen el mayor tiempo en esta energía como puedan.

En contraste, inhalen de nuevo. En una sola respiración, inhalen la energía de la tristeza.

Piensen en algo o en alguien que los haya hecho sentir tristes.

Sientan la pesadez en su cuerpo, el peso y la densidad de la energía, de eso al ir abarcándolos.

Sientan las células disminuyendo su ritmo, la sensación de no ser capaz de moverse fácilmente.

Ahora cambien esa energía de nuevo. Esta vez inhalen la energía del amor.

Simplemente piensen en algo o en alguien que amen y mientras respiran permitan que esa energía llene su ser.

Sientan la expansión de su energía, la ligereza y el flujo.

anténganlo así hasta que se sientan más ligeros, con una sensación de mayor felicidad.

Si lo desean, inhalen nuestro amor por ustedes.

Hay toda una sinfonía de energías en su realidad tridimensional – todo desde un odio abyecto al más intenso amor espiritual.

En cada respiración ustedes eligen las energías que desean inhalar, darle poder o circular.

Su respiración los conecta con cualquier persona y con cualquier cosa que ha vivido o vivirá sobre su planeta tierra.

La mayoría del tiempo ustedes eligen las energías que inhalan y que circulan inconscientemente.

Sin embargo, cuando respiran con intención hacen que su “sintonizador”, por así decirlo, selecciona solo las frecuencias más refinadas y hermosas sobre la tierra y las circulan para el beneficio de la humanidad.

Así que inhalen amor. Inhalen alegría. Inhalen salud, bienestar, paz y compasión.

Inhalen éxito para los proyectos que les importan.

Inhalen la energía de un compañero de vida divino. Inhalen la energía de la abundancia.

Simplemente tengan la intención, enfóquense en algo que los haga sentir la energía que quieren recibir y respiren.

Cualquiera que sea la energía que inhalen, empiezan a volverse eso.

Llenen sus células con las hermosas energías que elijan inhalar.

Empiecen a radiar un campo lleno de energías de su elección y en ese campo se vuelven un magneto para aquello que sustenta estas energías.

Si quieren ayudar a alguien más, manténganlo en su corazón. Inhalen cualquier cosa que deseen compartir con ellos – paz, amor – y después exhalen.

La energía que emitan llegará a ellos en un campo que está más allá del entendimiento humano en este momento.

Su respiración los conecta en formas que no imaginan aun.

En el nivel energético ustedes están conectados incluso con aquellos en los cielos.

Ellos sienten su amor. Ellos pueden enviar el suyo a ustedes en cada respiración también. La respiración lleva energía.

Respiren, queridos. Ustedes pueden ser – simplemente con la circulación de su respiración – una bendición y una contribución sobre la tierra. Inhalen nuestro amor.

Exhalen el suyo. Con esto permiten que la respiración del Divino pase sin obstrucción a través de ustedes. Mantengan el amor en circulación.

Dios los Bendice. Los amamos muchísimo. Inhálennos.

Los Ángeles.

© 2016 Ann Albers. Todos los derechos reservados.

www.visionsofheaven.com

Traducción: Gustavo T

WebSite: mensajes-de-la-luz-los-angeles-su-respiracion
-los-conecta-con-todos-y-todo
-lo-que-ha-vivido-y-vivira-en-
el-planeta-ann-albers

Volver a la Principal Mensajes de la Luz

Dejar respuesta