09-04-2017

Una mujer equilibrada seguirá mirando y comportándose de forma femenina, al igual que un hombre equilibrado seguirá actuando y mirando de forma masculina

Saludos, queridos, venimos con amor y trayendo guía para todos los que están intentando tan duramente dar sentido al mundo y a cómo se relaciona con la ascensión.

No creáis que no hay progreso, porque como ya hemos explicado, las densas y pesadas energías creadas por la humanidad durante siglos vividos en el miedo y con los corazones cerrados tienen que limpiarse globalmente y personalmente para que se manifiesten las energías del amor incondicional.

Dios, la Fuente, la Consciencia Divina, o lo que quiera que elijáis llamar a ESO, es un todo y es completo, un equilibrio igual de energía masculina y femenina.

La feminidad Divina es el aspecto de la Madre/Diosa del UNO, mientras que la masculinidad Divina es el aspecto del Padre/Dios del UNO.

Muchos en el mundo siguen dando reconocimiento y culto sólo al aspecto del Padre/Dios, relegando a la otra mitad de Dios a ser menos importante o incluso no existente.

Muchas religiones siguen incluso hoy en día promoviendo esta interpretación burdamente falsa de la verdad.

Las energías de la feminidad Divina se centran en el corazón, fluyen como amor incondicional, y son absolutamente necesarias para el todo.

Sin el aspecto de la feminidad de Dios tenéis un lado izquierdo del cerebro mundial de paternalismo ausente de amor, que es exactamente lo que estáis atestiguando en tantos sitios.

Los corazones cerrados son incapaces de fluir en las energías receptivas, intuitivas y creativas de la feminidad Divina, resultando en un desequilibrio y en una sobrecarga de las energías masculinas, las energías activas, de ser, de actuar, de la ley, del poder.

Este equilibrio desigual puede observarse fácilmente por todo el mundo, y se manifiesta particularmente en Oriente Medio, donde la mayoría de las mujeres aún viven sujetas al dominio y a los antojos de lo masculino.

En cierto punto de la evolución espiritual de todos llega una conciencia de estos desequilibrios y comienzan a cuestionarse intuitiva y silenciosamente muchos conceptos y creencias anteriormente aceptadas como normales.

Los hombres y las mujeres que han vivido vidas enteras con los corazones cerrados, bloqueando la plena expresión de las energías femeninas Divinas, encontrarán que el proceso de despertar es un tiempo confuso y doloroso, porque han construido su identidad y su ser sobre mitos de que lo masculino es más importante que lo femenino.

Sin embargo, el proceso de abrir el corazón sólo puede comenzar cuando uno se da cuenta de que está cerrado.

Algunos ejemplos de los rasgos de personalidad de los hombres o mujeres que se han limitado sólo a lo masculino son: hacerse cargo de cualquier situación, ya sea su lugar o no, dominar y sentir la necesidad de decirle siempre a los demás lo que tienen que hacer, considerar que la opinión y las creencias de uno son las únicas correctas, y mantener la actitud de “a mi manera o carretera” a pesar de los sentimientos, las necesidades o las creencias de los otros.

Los hombres y las mujeres también pueden estar sobre-equilibrados con la energía femenina que se manifiesta como una persona que difiere normalmente de los demás con la creencia de que estos no merecen tener opiniones ni tomar decisiones, o de que no son capaces de tener un pensamiento independiente.

Debido a estas creencias, normalmente ellos/as les dan su poder personal a otros.

A menudo son los que manifiestamente y emocionalmente que “aman” a todo y a todos falsamente y a menudo de forma irritante, porque no hay cualidades masculinas que traigan el equilibrio.

La mayoría de la gente es una combinación de estas cualidades, con los corazones parcialmente abiertos o abriéndose ahora, porque las energías de la ascensión fuerzan a la limpieza de la vieja memoria celular.

Esos desequilibrios están comenzando a reconocerse globalmente y personalmente porque la humanidad ya ha evolucionado lo suficiente para corregirlos.

Si una persona espiritualmente preparada y consciente ignora simplemente la necesidad de incorporar el equilibrio en su vida, las “llamadas a despertar” implicarán experiencias que forzarán a la persona a utilizar las energías masculinas o femeninas necesarias.

Por ejemplo: una mujer excesivamente femenina que siempre ha dependido de su marido y de otros para que le digan lo que tiene que hacer, puede encontrase repentinamente sola y forzada a activar su aspecto masculino para sobrevivir.

Al principio está aterrorizada, pero pronto descubre que puede hacerlo.

Gradualmente, los viejos miedos se disuelven y se gradúa por encima de su anterior estado de consciencia, evolucionando a uno nuevo y más equilibrado.

Los individuos que han vivido vida tras vida como un solo género, en cierto momento se dan cuenta de que él/ella deben vivir como el otro género para evolucionar espiritualmente con el necesario equilibrio.

Así, él/ella decide encarnarse en el género necesario, pero cuando esos queridos están en la tierra son inconscientes de su elección y llegan a creer que debe haber alguna razón médica para su confusión de género.

La confusión de género es el resultado de individuos que experimentan la resonancia de la energía dominante de vidas pasadas aún activas en la memoria celular y luego asumen que de alguna manera están en el cuerpo equivocado.

Los individuos que están despertando a la verdad del equilibrio, pero que han vivido hasta ahora de acuerdo con las estrictas creencias tridimensionales respecto a los papeles de los hombres y las mujeres, tendrán mucho miedo de salirse del molde.

Cuando la familia, los amigos, la iglesia, etc de una persona aún mantienen rígidamente conceptos de género, su despertar debe hacerse silenciosamente dentro de si mismo.

Si no lo resiste, su consciencia comenzará sutilmente a abrirse y a cambiar a un entendimiento nuevo y superior de los auténticos papeles de los hombres y las mujeres.

Aceptar que lo femenino es igual de importante que lo masculino puede ser un proceso sobrecogedor para los que han crecido en sociedades que promueven que los varones son más valiosos que las féminas.

Sin embargo, muchos ya están preparados para entender y aceptar la vital importancia de la energía de la Madre Divina, las energías receptivas, intuitivas, creativas, y de amor incondicional manifestándose a todos los niveles: física, emocional, mental y espiritualmente.

De la misma manera, de igual importancia y valor son las energías de lo masculino Divino, el activo, el ser, el hacedor, el pensador.

Esas facetas de la energía del Padre Divino son igualmente necesarias para la completa y total expresión de Dios.

Están diseñadas para trabajar en tándem con las femeninas para que todos los actos estén atemperados con el amor incondicional.

Una mujer equilibrada mira y actúa de forma femenina pero se respeta a si misma, es capaz de decir “no”, reconoce su propio poder innato, y no teme hacerse cargo si necesario cuando eso refleje las necesidades, no los caprichos, de todos los implicados.

Un hombre equilibrado es uno que toma decisiones y goza de actividades masculinas pero que no teme amar y ser amado, respeta a los demás, y no siente la necesidad de dominar para experimentar su propio valor.

No estamos hablando de mujeres que intentan ser hombres, ni de hombres que intentan ser mujeres.

Hablamos de la evolución de la humanidad en un todo espiritual a través de la aceptación y de la expresión de ambas mitades del Todo Divino.

Una mujer equilibrada seguirá mirando y comportándose de forma femenina, al igual que un hombre equilibrado seguirá actuando y mirando de forma masculina, pero cuando ambos centros estén abiertos (el lado izquierdo del cerebro y el corazón) podrán vivir y expresar ambos aspectos en cualquier situación.

La conciencia tridimensional sigue promocionando a través de las películas, la TV, los periódicos, los juegos y la publicidad, conceptos como que los “hombres de verdad” son sólo los duros, dominantes y poderosos sin consideración de a quién pueden estar haciendo daño en el proceso.

Muchos aún aceptan estos mitos, que en su mayor parte son promovidos por los que se benefician de alguna manera de que continúen.

La razón de que haya tantos suicidios entre los militares en este momento es que tras hacer compromisos en el entusiasmo del servicio, esos queridos se encuentran a menudo experimentando un gran conflicto interno porque sus corazones se han comenzado a abrir o ya están abiertos.

Son llamados héroes cuando vuelven a casa y temen decepcionar a las familias, a los amigos y a todos sus seres queridos que aún mantienen creencias de que la guerra y la violencia son soluciones viables.

Puede que no encuentren salida a su dilema y tomen la única decisión que conocen.

Los medios siguen promocionando conceptos de mujer ideal como alguien físicamente perfecta y hermosa pero un poco tonta y con necesidad de un hombre para tener algún valor.

El hombre ideal es promocionado como alguien físicamente fuerte y poderoso, haciéndose cargo de cualquier situación “a su manera” y también rico y guapo, y juntos vivirán felices por siempre jamás.

Esos conceptos están desapareciendo rápidamente para la mayoría, pero aún hay muchos, incluso entre los que están evolucionados, que piensan en ellos mismos como “la mitad de una pareja” y con necesidad de tener “una adecuada” para sentirse completos.

Vosotros sois y siempre habéis sido completos con o sin otra persona. Nunca lo olvidéis.

Muchos de los que habéis entrado en relaciones creyendo que siempre seríais felices y completos estáis aprendiendo ahora las lecciones necesarias de auto-plenitud de la forma dura, a través de experiencias difíciles.

Debe llegarle a todo alma que esté evolucionando un tiempo de equilibrar las energías masculina y femenina que ya están presentes en su plenitud dentro de cada individuo.

Lo masculino auto-protector y apoyando al ser femenino, y lo femenino auto-amoroso y receptivo a las ideas del ser masculino, ninguno de ellos subordinado al otro.

Durante vidas enteras de experiencias basadas en la dualidad y la separación, los individuos han aprendido que la vida era menos dolorosa si cerraban sus corazones, lo que ha resultado en las creaciones de desequilibrio de las que sois testigos hoy en día.

Se ha escrito y canalizado mucho relativo al corazón abierto.

No son sólo bonitas palabras, por que en el corazón es donde descansa lo Femenino Divino hasta que se le reconoce.

Un corazón abierto en equilibrio con lo masculino permite al alma vivir en su plenitud en lugar de sólo como una mitad.

Somos el Grupo Arcturiano.

9/04/17.

http://www.onenessofall.com/newest.html

Traducción: PEC

WebSite: mensajes-de-la-luz-el-grupo-arcturiano
-equilibrio-entre-femenino-y
-masculino-marilyn-raffaele

Volver a la Principal Mensajes de la Luz

Dejar respuesta