29-10-2014

Cuando Kathleen y yo tuvimos una conversación recientemente con Matthew Ward, a través de su madre, Suzy, él declaró que yo no era uno de los personajes de la vida pasada que pensaba que era.

No porque yo no fuera, sino porque yo estaba mal interpretando el concepto de la reencarnación.

Yo, por supuesto, la estaba usando de misma forma racional que todos la usamos, así que no tenía idea de cuál era su significado preciso.

Le pregunté a Suzy para que me ayudara a entender lo que podría estar diciendo Mateo y ella me envió este extracto del mensaje de Mateo del 3 de febrero de 2014:

Nunca creí que Jesús iba a volver como la misma persona que fue hace 2000 años, pero él ¿ha reencarnado en la Tierra?

No, pero la esencia de amor-luz de Jesús siempre está en la Tierra y en cualquier otro lugar en este universo.

Debido a que el continuo eterno, donde múltiples vidas multidimensionales están desarrollándose al mismo tiempo y todo afecta a todo lo demás, es un concepto nebuloso casi imposible de entender, la reencarnación es lo más cercano que los mensajeros de la luz podrían describir como un proceso que se ajusta a su marco de tiempo lineal.

Pero no es el que Albert Einstein menciona, por ejemplo, que se reencarna como tal o cual persona, y voy a hacer mi mejor esfuerzo para explicar la realidad.

Cada una de las incontables almas en todo el cosmos es un ser único, independiente, inviolable eterna, estando al mismo tiempo energéticamente interconectada con todas las demás.

El Comienzo de cada alma fue el instante en que el Creador hace estallar su Yo-amor-luz -“el big bang”- y toda existencia es co-creada por las almas que utilizan la energía del Creador para poner sus ideas en movimiento y forma.

Alma A, digamos, quiere encarnar por primera vez. Después de poner sus ideas en un contrato del alma, entra en un acuerdo-que llamamos -acuerdo pre-nacimiento- con otras almas que quieren compartir la vida.

Luego se diseña y co-crea un cuerpo para su personaje se adapte a lo que quiere experimentar como un mortal.

Entonces el Alma A se convierte en un alma acumulativa sin dejar su YO único y eterno, compartiendo todo su conocimiento con el alma del nuevo personaje.

El período acumulativo es aplicado al Alma A porque inició el curso de la vida física de otra alma, pero como ven, este es el comienzo de la experiencia acumulativa.

Llamemos a ese primer personaje Alma B. Todas las características de Alma B dotadas por el Alma A y todas las experiencias a lo largo del curso de la vida – inteligencia, talento, forma del cuerpo y características, personalidad, ideas, relaciones, educación, hábitos, planes, logros, decepciones, angustias, alegrías, dudas, fracasos, intereses miedos-, se añaden a la “base de datos” del Alma A ya que el Alma B es el que tiene cada experiencia, y todo es retenido por el Alma B cuando su cuerpo muere.

Cuando el Alma A quiere embarcarse en un tipo diferente de vida física, pasa por el mismo proceso; ahora no sólo tiene su conocimiento original, sino también la experiencia de vida del Alma B para compartir con su segundo personaje.

Cuando el Alma B quiere poner en marcha sus propias ideas, se hace un contrato de alma y así sucesivamente.

Al igual que el Alma A, sigue siendo un yo-alma único, mientras comparte sus conocimientos, de experiencia personal y que fue dotada por el Alma A, con el alma de su primer personaje.

Las Almas A y B crecen en experiencia, conocimiento y sabiduría con cada uno de sus personajes, cada uno de los cuales es un alma eterna inviolable independiente única; y el compuesto es un campo de fuerza de diversos cursos de la vida, interconectados que crece con los nuevos personajes donde quiera que se encuentren por todo el universo.

Las almas eligen las disposiciones del contrato para calibrar o fortalecer áreas de experiencias acumuladas para equilibrar todos los cursos de vida; por lo tanto, una bodega en constante expansión de la conciencia está disponible para todas las almas del linaje.

La evolución llega cuando los personajes acceden conscientemente a esta bodega, por lo que no están aprendiendo de nuevo, sino es más bien un proceso de auto-descubrimiento, de recordar lo que se conoce a nivel de alma desde El Principio.

Y, al igual que ustedes están viviendo este momento, también lo están todos los seres que piensan son de sus vidas pasadas o futuras, tú y todas esas otras almas singulares están viviendo en el AHORA del continuo.

Desde mis tiempos de vida en las civilizaciones de la tercera densidad, sé lo difícil que es tratar de comprender algo de lo que no hay un marco de referencia consciente, y mi explicación puede haber añadido más confusión que aclaración sobre vidas multidimensionales múltiples.

Así que, por favor, sepan que todo lo que he descrito pasa simple y divinamente, como algún día lo verán por ustedes mismos, ¡otra vez!

Traducido por Andeléi

WebSite: http://matthewenespanol.blogspot.pt/2014/
10/mathew-ward-explica-la-reencarnacion.html

WebSite: http://despertando.me/?p=154045

Volver a la Principal Matthew Ward En Español

1 Comentario

  1. Solo encarna el 10 por ciento de la totalidad del Espíritu y el 90 por ciento restante queda en el plano de vibración ( vibración alta o vibración baja ) correspondiente (que se lo “gano” por esfuerzo propio o desidia propia ) el 90 por ciento es denominado Yo Superior. Cuando el ser humano “muere” el Espíritu se unifica en un 100 por 100 en el Plano que habita, hasta encarnar nuevamente un 10 por ciento de su totalidad. Siempre esta Unido, somos Uno, la parte encarnada ingresa con el recuerdo velado …y bue algunos comenzamos con preguntas e indagaciones que nos van aclarando “el panorama”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here