SARITA OTERO Y LOS GUARDIANES DEL UNIVERSO

Por: Daniel Muñoz

www.espacioalternativo.tv

Son ya más de quince años desde que conocí por primera vez a Sarita Otero. En su

casa de Tepoztlán, Morelos, y gracias a amigos comunes, acudí a la invitación que se me hizo

para conocer a “Sarita, la mujer que hablaba con los ángeles”. El día de hoy, estoy más que

convencido de que en verdad, su comunicación con los Señores de las Estrellas no sólo es

real, sino que su trascendencia es total para el destino de esta generación.

Curiosamente, es también desde 1991, cuando la actividad ovni en nuestros cielos

mexicanos ha vivido un incremento significativo, al mismo tiempo que ha representado un

cambio en los paradigmas y en los sistemas de creencias. Pero paralelamente, la radio y la

televisión se han hecho eco de este tema y de otros temas afines, que no sólo son materia

cotidiana, sino que ya forman parte, por derecho propio, de la cultura popular en todo el

mundo.

En mis investigaciones relacionadas a la presencia extraterrestre en nuestro planeta, he

podido encontrar a numerosas personas que afirman, como Sarita, mantener un contacto con

estos Visitantes del Cosmos. Por todo el mundo, estas personas, que no tienen nada en

común, aseguran que el Cielo le está hablando al hombre de la Tierra, avisándole que ha

llegado el momento de cambiar. No sólo un cambio de actitud, sino un cambio en la forma de

vivir y de convivir con nuestros semejantes. Algo que, en verdad, deberíamos saber ya por

nosotros mismos, y no gracias a seres extraterrestres que desde tan lejos, han acudido a

nuestra ayuda.

De hecho, son varias las civilizaciones que nos visitan hoy en día sobre nuestra esfera

cósmica. A principios de este siglo, un ex militar que servía como «traductor telepático» entre

los más altos mandos de la milicia norteamericana y los visitantes del cielo, me informó de la

existencia de por lo menos 89 razas diferentes de estos seres, todos con un cometido

específico y diferente entre ellos mismos, pero animados por un mismo fin: ayudar al hombre

terrestre.

Podría detenerme a hablar del aspecto físico de cada raza. Pero en vez de ello, prefiero

hablarte de quiénes son, por qué están aquí, y qué es lo que quieren estos Visitantes

Cósmicos al acercarse a este planeta, así como sobre qué nos piden para poder volvernos

conscientes de nuestro papel en el Plan Cósmico, del cual formamos parte.

¿QUIÉNES SON LOS EXTRATERRESTRES?

Hoy más que nunca, la realidad de los Ovni y la vida extraterrestre se ha integrado a

nuestra cultura cotidiana. Hablar de aliens, de ovnis y naves interestelares no nos asusta

tanto como llegó a hacerlo con nuestros padres y abuelos, a quienes les inquietaba hablar de

marcianos y de platillos voladores. Pero por el contrario, nuestros hijos seguramente hablarán

de ejércitos de seres de la luz que combaten contra los seres de las tinieblas de la Tierra.

Los extraterrestres son seres provenientes de diversos planetas, astros, galaxias o

dimensiones ajenos a la Tierra. Son hombres y mujeres, en muchos casos como nosotros (a

veces completamente iguales a nosotros), que han dejado a sus familias en sus esferas de

origen, para ayudarnos a crecer en ciencia y en conciencia. Ello a merced de que vivimos en

un planeta en el que es necesario evolucionar a través de la prueba, y en el que la repetición

de los errores es una constante milenaria. Alguna vez escuché a un contactado italiano decir

que este planeta era denominado “Saras”, que en su idioma, significa precisamente,

“Repetición”.

El papel de los seres extraterrestres hoy, es el mismo que el de los llamados ángeles

antiguamente. Ambos son mensajeros de una voluntad superior. Solamente hay una

diferencia: la metodología de hoy no es la metodología de ayer, porque la conciencia del

hombre de hoy no es la conciencia del hombre de ayer. A pesar de todo, el hombre de hoy no

alcanza a comprenderlo porque se ha fijado, fundamentalmente; en un sólo aspecto, el

aspecto humano-material, y ha olvidado completamente el aspecto divino-espiritual.

El problema de esta verdad es que, aún siendo de procedencia externa y conteniendo

estos dos aspectos fundamentales, aparece comprensible sólo en su lado humano-histórico,

material-científico, y permanece incomprensible en su lado mucho más importante, que es el

divino, externo, espiritual y cosmológico. Querer comprender su presencia en nuestro planeta,

atendiendo sólo al primer aspecto de los objetos y de las inteligencias que los guían, no es

posible. Es imprescindible poner en el plano de nuestra actual lógica, los hechos del pasado y

del presente en su lado espiritual, que constituyen los movimientos principales de una verdad

que contiene incluso el principio veraz de nuestro origen y el de nuestro futuro destino.

¿POR QUÉ ESTÁN AQUÍ? ¿QUÉ QUIEREN?

Los Señores del Cielo ahora regresan con una misión más exacta y precisa, y el motivo

es el mismo que hace milenios les impulsó a coloquiar con los seres humanos: volver a los

hombres libres de las cosas que les hacen esclavos, así como de los prejuicios y preconceptos

que les hacen sufrir o actuar en una forma negativa en relación a sí mismos o al mundo que

les circunda, en desarmonía con las leyes universales.

Acudiendo a la fuente del mensaje extraterrestre, me gustaría transcribir algunos

comunicados recibidos de seres extraterrestres en los años setenta por el contactado Eugenio

Siragusa, al sur de la península italiana:

“Nuestra misión sobre vuestro Planeta se encuentra en su epílogo. Hemos preparado

cuanto era necesario para activar los signos que todos los hombres han podido ver y sentir.

No estamos interesados en vuestros descubrimientos políticos, sociales y económicos.

Estamos, al contrario, muy activamente dedicados a aquellas fuerzas científicas que alimentan

un potencial destructivo, siempre más violento y amenazador para la estabilidad

cosmodinámica que gobierna el proceso evolutivo de las estructuras portantes de vuestro

Planeta y de otros planetas de vuestro sistema solar. Estamos incluso interesados en la tibia

capacidad de aquellos que deberían con más ferviente fe y con más clara obediencia, poner en

práctica los valores eternos de la suprema ley del espíritu creante y desvincularse de los

condicionamientos que les impiden decir: sí, sí, no, no. La verdad ha sido dicha. Esconderla,

ocultarla o deformarla es un delito contra quien se obstina en permanecer ciego, sordo y fácil

presa de las fuerzas malignas. El tiempo que deberá desvelar esto y que ha estado oculto, no

tardará en venir. Pero muchos se despertarán porque habrán comprendido.”

Queda claro que estos visitantes forman parte de un grupo organizado de civilizaciones

cósmicas que han superado ampliamente el punto en el cual nos encontramos viviendo en

este planeta. Ello queda demostrado en el simple y sencillo hecho de que han vencido la

gravedad de sus planetas, y están aquí, transmitiendo su ayuda de mil maneras diferentes.

Pero uno de los cometidos que más les apremian es volvernos conscientes de los graves

cambios planetarios que esta esfera cósmica deberá atravesar, a causa de su evolución

natural. Y en ese respecto, otro de sus emisarios se dirigía así a nosotros en 1976:

Vuestro planeta está sufriendo una seria y rigurosa intervención de naturaleza

cosmofísica y, por consecuencia, también vosotros sufrís y sufriréis los efectos de esta

intervención, si no os predispondréis positivamente y si no armonizaréis los equilibrios

naturales que vuestra obra ha, seriamente, comprometido, las convulsiones serán

extremadamente negativas y los efectos seriamente deletéreos en todo sentido.

Vuestro planeta sufre un ciclo de crecimiento, de avance en sus estructuras astrofísicas

y de purificación. ¡Es ley de lo Creado!. ¡Vuestro mundo vive!. ¡Sabedlo!. Vuestra presencia

sobre el planeta que habitáis no ha acontecido por casualidad, así como no acontecen por

casualidad las presencias de las enzimas en vuestras células. Vuestra obra es necesaria tanto

como es necesaria la de las enzimas y de todos los otros elementos que constituyen la

estructura y la vitalidad de una célula. Vuestra positividad o vuestra negatividad son

determinantes para un pacífico o convulso crecimiento evolutivo de vuestro mundo.

Así como están las cosas, la convulsión es inevitable y el renovamiento cargado de

efectos de todo, menos buenos. Vuestro planeta vive y una férrea ley lo tutela.

Nosotros somos el espíritu operante de esta ley y debemos enseñarla y hacerla respetar

a toda costa. Si las “enzimas” están enfermas, debemos hacer de todo para estimularlas a

curar y a ponerlas en condiciones de superar positivamente el renovamiento del mundo.

La mutación normal está ligada a vuestras obras positivas. La mutación anormal,

caótica, estresada, está ligada a vuestras obras negativas. Es inútil que vuestra ciencia se

fatigue tanto buscando, en otra parte, la causa de estos desastres. También os hemos dicho

que los experimentos nucleares practicados por la ciencia destructiva y desarmonizante han

producido desequilibrios notables en el anillo magnético esférico, en el eje de vuestro planeta

y en el núcleo solar central que está en el centro de esta célula macrocósmica “viviente”.

En el caso de Sarita Otero, quien se ha convertido para mí en una verdadera amiga y

una inagotable fuente de sorpresas y de enseñanzas vivenciales, la situación con sus

mensajes no es muy diferente. En realidad, Alaniso, este ser que la contacta, utiliza para

México una metodología más esperanzadora que otros seres, pero no deja de ser una llamada

de alerta a la humanidad que se obstina en permancer ciega y sorda ante el reclamo celeste.

El mensaje que a través de ella se transmite no sólo se centra en el respeto a la vida,

incluyendo el cese de la matanza de los animales para consumo humano, sino y sobre todo en

el control de las emociones, así como en el restablecimiento de la armonía social, que tan

deteriorada se encuentra en nuestro mundo.

Tal como cito en uno de mis libros, Sarita significa una sonrisa y una enseñanza a cada

instante. Representa una esperanza para muchas personas que hasta ella llegan, en busca de

curación para sus males físicos y del alma. Es un modelo a seguir para todos quienes la

conocemos, y claramente, es la adoración y el centro natural de su familia. Sarita es un

mensaje viviente, y un milagro de la vida al mismo tiempo. Una mujer que lleva al pie de la

letra los consejos de los que ella llama “Guardianes del Universo”, y que te conquista con sólo

sonreírte, invitándote a hacer tuya la verdad divina que llevas dentro.

Sarita Otero ha representado para mí no sólo un motivo de interés periodístico, sino

una amistad sincera, totalmente consolidada y por ende duradera. Inclusive, para mí

representa también una relación de trabajo a ciertos niveles, en la que mi función es coordinar

la logística de difusión y apertura ante los medios masivos y el público, para quienes saber de

Sarita no es ya un deseo, sino que se ha convertido en una verdadera necesidad.

Una necesidad de conocimiento, de esperanza, de sanación y de ayuda a través de la

conciencia. En el caso de Sarita, personalmente percibo claramente un imperioso deseo de

llegar a ser una sola cosa con estos seres celestes, que ángeles o extraterrestres, ella llama

cariñosamente “Los Guardianes del Universo”, explicando perfectamente con este nombre la

función que ellos cumplen y representan.

Porque hoy en día, el Cielo le está hablando al hombre de este mundo. Estos Visitantes

Cósmicos le están pidiendo a la humanidad despertar de su sueño de ilusiones, y ponerse a

trabajar, antes de que el tiempo se haya cumplido. Y Sarita y los otros contactados en este

mundo están cumpliendo con su trabajo, hoy más que nunca. Un trabajo que nos llama a

todos a colaborar, y que indudablemente, podría ser la respuesta que el Cielo quiere escuchar

de nosotros, para finalmente poder formar parte de la comunidad celeste, que con los brazos

abiertos, nos llama nuevamente hacia nuestro verdadero origen divino.

 

“Cuando el corazón empieza a sentir lo que
nunca había sentido…la mente empieza
a entender lo que nunca había entendido”
Luz Divina Interna.

WebSite:http://despertando.me

Volver a la Principal: Luz Divina Interna

Facebook : Luz Divina Interna

Comenta Aquí ¡¡Gracias!!

1 Comentario

  1. Una maravilla este mensaje terrestre fiel traduccion de la sabiduria cosmica con la sola intencion de mejorar nuestra manera de vivir y de actuar ante la creacion terrestre. Atentamente Rafael Aguirre.28-01-2012

Dejar respuesta