18-10-2014

Saludos queridos. Somos el Alto Concejo de Orión.

Hay mucha preocupación y hay muchas preguntas por los problemas del mundo y en el planeta, donde los seres humanos se comportan, según varias personas, inapropiadamente unos con otros.

Donde pueden ver mucha evidencia de lo que llamarían la inhumanidad del hombre con el hombre.

Se toman decisiones en compañías y en gobiernos que dirían que no tienen integridad y no respetan a los individuos ni a la humanidad como un todo.

Y los resultados de estas decisiones afectan a los humanos, afectan al planeta, afectan gobiernos y mucho más.

La bendición del tiempo en el que viven es el internet, que permite una comunicación rápida y completa, aunque siempre es difícil tener todo el panorama completo y saber absolutamente la verdad.

Hay mucha duda en el mundo de todo lo que se recibe en términos de información.

Que es bueno, porque como saben, la percepción siempre se filtra a través de lo que se percibe así que no hay persona ni organización que fielmente reporta algo.

Puede que haya una opción en lo que prefieran que se les reporte pero siempre hay una percepción, un filtro y entre más grande el negocio, más grande es el filtro en términos del punto de vista que se les presenta.

Dicho eso siendo uno en el planeta recibiendo ésta información sobre muchos niveles de situaciones difíciles desde una perspectiva humana en el planeta y particularmente en países del primer mundo, como ustedes los llaman.

Que el mundo se vea en estado de supervivencia no está en cuestión.

Aunque hay muchos en estos países llamados del primer mundo que luchan por sobrevivir.

Ya sea debido a la violencia, ya sea por la pobreza, por lo que sea, hay muchos que sufren en ese nivel humano.

Y hay muchos juzgando ese nivel de sufrimiento. Y hay muchos que gritan al Alto Concejo de Orión y a otros por ayuda, venir y salvarlos de esto.

Hemos tocado esto antes en otras canalizaciones pero vamos a tocarlo de forma diferente ésta vez ya que deseamos que cada uno de ustedes entienda que la paz no prevalece porque alguien finalmente deja de hacerle algo a alguien.

Se sientan en su juicio sobre las acciones de otras personas y dicen, “si tan solo se detuvieran entonces la paz prevalecería.”

Cuando lo ven desde una perspectiva más elevada y entienden en verdad que viven en un campo de unidad, empiezan a aceptar que el juicio de otros crea una barrera para la paz, mientras que esas acciones de otros son una barrera para la paz también.

Podrían decir, “no deseo la paz y esas otras personas en ésta otra parte del mundo necesitan querer lo mismo que yo”, y entender que todos ustedes son parte de un colectivo.

Si ven éste colectivo representando las muchas formas diferentes que la energía puede proyectarse a ésta dimensión, tienen una variedad de experiencias.

Lo que le pedimos a cada uno de ustedes es que observen los lugares que juzgan como en lo correcto o en lo erróneo, y lo bueno y lo malo de las cosas que pasan desde el punto de vista, “si tan solo dejaran de hacer eso entonces el mundo sería pacifico.”

Les pedimos que vean lo que puedan hacer para cambiar su perspectiva de éste nivel extremo de juicio ya que al juzgar crean barreras para la experiencia del uno energéticamente de la misma forma que otros imprimen menos que energías ideales en otros.

Ya que éste es un concepto desafiante al moverse en su sendero a la ascensión comenzarían a tener experiencias de la unidad.

Empezarán a ver que toda la humanidad está sintiendo esos sentimientos y no hay separación.

Ya que si le pasa a uno, les pasa a todos. Su mayor contribución a eso es liberarse de la necesidad de juzgar y encontrar el lugar de paz y amor dentro de su ser y el cual pueden sacar de la forma que puedan, con amor y compasión.

Claro que hay límites que necesitan establecerse en su mundo pero dentro de eso, en vez de emanar juicio e ira y frustración, encontrar ese lugar de paz dentro de ustedes tiene un enorme efecto repetitivo hacia toda la humanidad.

Les compartimos que éste juego de luz y oscuridad no terminará en ningún periodo corto de tiempo.

Recuerden lo que es, “la oscuridad necesita sacarse de la luz” y así juzgar lo que pasa en términos de evidencia de que el mundo está empeorando.

Y también les podemos decir que podrían celebrar la elevación de las cosas que se han enterrado en la oscuridad y en la ignorancia, que se han sacado a la luz.

Las cosas no pueden cambiar hasta que hayan sido pasadas por la luz. Y al hacer esto hay molestia y horror y disgusto y humillación y juicio alrededor de eso.

El juicio no cambia las cosas pero la experiencia de encontrar ese lugar de paz dentro de su propia vida, y ser capaces de conectarse con eso y expresarlo en su mundo y compartirlo con aquellos en su mundo a través de sus pensamientos y sus acciones y su energía, comenzarán a replicarlo para que esos cambios pasen lentamente pero seguro.

No pasará en un instante pero les pedimos que no subestimen el poder de su lugar individual de paz para cambiar el mundo a su alrededor que por con la misma ficha cambia todo el mundo.

Ofrecemos ésta canalización éste día no para desilusionar a la gente o depositar culpas de alguna forma, sino que queremos que se sientan animados e impulsados por una forma que puedan contribuir positivamente cuando haya cosas ocurriendo que estén más allá de su ámbito, más allá de su control, mayores o que sean un problema global.

Confíen que la luz prevalecerá no yendo por el agujero del conejo y quizá apagando sus televisiones y dejar de ver el internet si eso los molesta.

No es para traer ignorancia sino para traer paz como un lugar sagrado y la gran contribución que pueden hacer.

Éste es el lugar de poder y empoderamiento en contribución para hacerle un bien al mundo.

Hemos dicho antes y diremos de nuevo, como seres no físicos no se nos permite venir a su dimensión y cambiar la realidad.

Ese es su trabajo, buscar atravesar esa realidad en la que han elegido estar, sin embargo, estamos aquí para ofrecer consejo desde nuestra perspectiva.

Así pueden moverse con mayor facilidad y gracia a través de ésta transición ya que tienen un lugar de empoderamiento y poder dentro de esto sí saben que la luz prevalecerá y si saben que su mayor contribución puede ser conectarse con su paz interna y sentir esa luz dentro, y como lo hagan, será una de las tareas más importantes de éste tiempo.

¿Eso no eleva su corazón y les da ese lugar del cual pueden actuar, no sintiéndose victimizados por las acciones de otros en su planeta en éste tiempo, que están expresando una parte diferente de ésta realidad dramática?

Jueguen con la paz, jueguen con su punto personal de poder y vean cómo cambia su mundo.

Sean bendecidos.

Somos el Alto Concejo de Orión.

Archivo de audio disponible en
http://www.akashahealingstudio.com/high-council-of-
orion-remove-your-judgement-18th-oct-2014/ en inglés

© 2014 Copyright Holly Hawkins Marwood

Éste mensaje canalizado puede reproducirse en su totalidad mientras se conserve en su forma original y no se altere ni se cambie en ninguna forma, con el Autor y el vínculo claramente incluidos.

Canalizador: Holly Hawkins Marwood

www.AkashaHealingStudio.com

Traducción: Gustavo T

WebSite: http://despertando.me/?p=154658

Volver a la Principal El Alto Concejo de Orión

6 Comentarios

  1. Recomiendo AMPLIAMENTE, mejoren la calidad de las traducciones. Simplemente, repiten y repiten, y en otros casos, es casi inteligible lo que dice :(.

  2. Hola Daniel H.D.
    No es fácil sacar una conclusión en un tema tan complejo. Yo lo veo de la siguiente manera, aunque no necesariamente esté en lo cierto.
    La verdadera “Realidad” está fuera del contexto de las experiencias del ser humano. En un universo o CREACIÓN ilusoria, nunca se puede vislumbrar dicha “realidad” todo absolutamente todo es pura apariencia, todo es “relativo” y directamente proporcional al grado de consciencia adquirida en el aprendizaje de la vida/s, sea en la esfera que sea. Quizás la retirada temporal del apreciado juguete del que destrozo el juguete de su amigo o hermano fuese lo más adecuado, de forma que le obligue a discernir que lo que hizo no estaba dentro de los parámetros de la “inofensividad” (que es una cualidad del Amor). La “inofensiva” debería ser la “norma” dominante en la sociedad pero el grado de inofensividad también depende de la evolución de la consciencia y control sobre la mente y el emocional de cada ser humano, por tanto no se puede esperar la misma respuestas de todos. Ahora bien aquí entra en juego muchas veces el concepto “karma” es decir que probablemente el niño que sufrió la perdida de su preciado juguete, fue una consecuencia directa de otras actuaciones similares en vidas pasadas en la que el fue el protagonista o infractor. En cambio, el niño que causo el acto injusto de destrozar el juguete, solo experimento el “bien y el mal” (en este caso el mal) como experimento en su aprendizaje en la vida, por lo que un correctivo ejemplarizante seria lo adecuado para hacerle entender que lo que hizo no era lo más correcto. Difícil cuestión ésta que la mayoría de las veces exige una respuesta adecuada por parte de los “mayores” al estilo del Juicio de Salomón, es decir con “sabiduría”. Si observamos las cosas desde esta perspectivas ¿cual de los diferente actos 1º, 2º, 3º, y 4º, crees que se podría ajustar mejor?

    • Mi intención en el desarrollo de los cuatro actos del cuento “LOS NIÑOS, LA SALA, Y EL ADULTO” fue una contestación en “estilo parábola” hacia el planteo propuesto en el mensaje de los Sres. del “Alto Concejo de Orión”. Y también para tratar de llevar la atención del posible lector, hacia intentar hacernos un pretencioso cuestionamiento: ¿A lo largo de la historia de la humanidad y bajo nuestro punto de vista, estuvieron de verdad haciendo el trabajo nuestros maestros espirituales, nuestros hermanos mayores, etc. etc.? Es más, la pregunta también puede alcanzar a: ¿Y si lo hicieron, lo hicieron eficientemente?… Cada acto contiene una resolución diferente para la misma problemática; Los niños están experimentando, y en esa experiencia contienen un comportamiento autodestructivo, violento y rencoroso, pero no nos olvidemos que tienen el grado de experiencia, juicio y entendimiento por supuesto de un niño. Entonces ¿se le puede explicar a un niño para que entienda y luego aplique en consecuencia conceptos muy elevados? ¿Y si luego no lo aplica, o lo aplica mal, o por la mitad; de quien es la responsabilidad, del niño o del maestro adulto? También se supone que un maestro desbordante de compasión y verdadera sabiduría, no solo explica la teoría para luego mandarse a mudar. Sino que además monitorea e interactúa sutilmente con el aprendiz, por supuesto sin llevarlo de las narices, pero para que no se destruya física y moralmente en el duro aprendizaje; por qué evidentemente así no sirve. O mejor haciendo la peor pregunta: ¿Para quién de verdad entonces sirve?… ¡Por qué ojo… evidentemente para alguien sirve, y precisamente así, seguro que los beneficiados no serán los niños!… Pero no voy a darle más vueltas a tu pregunta Antagonico: ninguno de los cuatro actos que aquí expongo contienen un “juicio al estilo Salomónico” Pero como digo en una parte de ese mini-ensayo; la posible resolución que a mí más me agrada, es la del tercer acto. Deseo recordar nuevamente que los dos niños representan a la humanidad, la sala representa al planeta Tierra, sus juguetes a las distintas cosas de la vida, y el adulto representa a nuestros maestros espirituales. ¡Te envió mis respetuosos saludos Antagonico!

      • Hola Daniel en el intento de dar una respuesta a tu pregunta creo que el 4º acto es el que refleja mejor la realidad. El “Mayor” representado por el “Maestro” solo aconsejara si así se lo pedimos, de lo contrario el no intervendrá en nuestro libre albedrío aunque vea que éste nos lleva a un precipicio. Hasta que la humanidad no comprenda lo que significa el “perdón” veo muy difícil el camino de la reconciliación y la paz.

        Según nuestra capacidad de entendimiento seremos mas o menos receptivo a una sugerencia o instrucción de los “mayores” aquí los mayores deben intentar ayudarnos desde la motivación.
        Por supuesto el entorno social-familiar es de donde todos nosotros asimilamos la experiencia y según los ejemplos recibidos marcara o determinara nuestro “carácter”, o sea que nuestro comportamiento dependerá del “caldo de cultivo” donde experimentemos la vida. Namaste

        • Sí, comparto Antagonico; el 4° acto es posible que sea el más aproximado a la realidad. Además estoy en muchas partes de acuerdo sobre tus otros planteos. Namaste (Te envió mis respetuosos saludos)

  3. “LOS NIÑOS, LA SALA, Y EL ADULTO”
    -1° acto): Dos pequeños niños se hallan juntos en una misma sala al cuidado de un adulto. Cada uno de ellos poniendo concentrada atención en su juguete y en su particular juego. De pronto y sin previo aviso, uno de los niños arrebata el juguete del otro, y luego de un fuerte impulso con su brazo, destroza en pedazos contra el piso aquel otro objeto ajeno. Casi al instante el niño al que le fue arrebatado y destrozado aquel tan apreciado elemento de su atención, comienza a llorar sin pausa y con muchísima pena. El adulto viendo todo el desenlace, corre hacia el lagrimiante pequeño para consolarlo. Trata infructuosamente y por variados medios de calmarlo; intenta arrullarlo, que casi es para peor; le habla calmadamente, le explica, que no debiera preocuparse, que aquello que se rompió es solo un juguete sin importancia, porqué “no es real” que es solo una burda réplica de la realidad, pero que luego, cuando “crezca” entonces sí va a poder conocer y disfrutar de “la verdadera realidad”. ¡Pero nada, todo intento es inútil! En un segundo de descuido, el despojado niño hace un último y desesperado intento de “humana justicia”; entonces también arrebata alcanzando a tomar entre sus pequeñas manitas aquel otro juguete, el del otro infante que hasta ese preciso momento estaba observando todo el acto sin inmutarse. El adulto muy seguro en su correcto accionar, también con destreza y rapidez pero sin violencia, quita de entre sus manitas aquel juguete, e impide ese más que obvio e “insensato” intento de venganza. Casi en tono de arenga, pero si levantar su vos, le explica que no debería tomar ese accionar; “¡que no debe juzgar” al otro niño por lo que hizo, por qué después de todo “su amiguito” es ignorante por hacerle “el mal”. Y que aquel camino de supuesta “justicia” no conduce para nada a algo constructivo!… Creo que no necesito explicar la reacción de aquel lloroso pobre niño; si antes era un reguero de lágrimas, por esos momentos ya sus penosos llantos retumbaban en toda la sala, pero ahora también mezclados con pataleos, con gritos convulsivos de orgullo, de inconclusa venganza y de furia.
    -2° acto): Todo igual que el primer acto, pero esta vez el adulto cuando tiene el segundo juguete en su mano, también lo destroza contra el piso… Luego trata de calmar los ánimos de ambos pequeños, y hablar calmadamente y “razonablemente” sobre las ventajas y desventajas que puede poseer un comportamiento social y cooperativo, también causalistico (razón de causa y efecto) poniendo solo un poco más de énfasis para toda la explicación, hacia el lado “infantil” del “pequeño buscapleitos”
    -3° acto): Todo igual que el primer acto, pero esta vez el adulto no solo que NO acude inmediatamente en consuelo hacia el primer damnificado, sino que tampoco evita que ese niño en un intento de venganza, pero también de burda “infantil” justicia, destroce el segundo juguete contra el piso. Pero poco después, AQUEL ADULTO por alguna desconocida razón y forma, se corporiza en la investidura de un tercer niño, y en sus palabras y comportamientos, las de los niños, ahora correctamente les intenta explicar, todo lo que en el primer acto pero como “el adulto” quiso, y no supo explicar; pero ahora también a ambos dos “pequeños”. Además interviene sutilmente como observador activo, y en ultimísima instancia, para que si las posteriores mutuas acciones y reacciones contienen altos niveles de violencia, estas nunca alcancen tanta “ebullición” como para llevar “la sangre de los niños hasta el rio”.
    -4° acto): Todo pasa igual que el primer acto, pero esta vez el adulto (si es que hipotéticamente se encuentra en la sala) no solo que NO acude en consuelo hacia el primer “damnificado” sino que tampoco evita que ese niño en un intento de venganza, pero también de infantil justicia, destroce el segundo juguete contra el piso… En una palabra, es como si “los niños” estuviesen en aquella “sala” supuestamente muy solos, y al alcance de ningún “adulto”… O al menos por el tipo de hechos que ellos entienden, es lo que a aquellos pequeños les parece.
    -Resolución del 1° acto): El niño damnificado seguramente quedara en trauma, no entenderá una sola palabra de aquel “adulto” explicándole sobre de que se trata eso de “la justicia” y de cuál es la mejor forma de hacerla. Seguramente también si no quedo en un estado de verdadero autobloqueo y muy traumatizado (con un internalizado sentimiento de injusticia y desamparo) sin duda se lo vera en otra instancia más favorable buscando venganza sobre el otro niño… En lo que respecta al pequeño “buscapleitos”, nunca entenderá la diferencia de que es lo “bueno” de lo que es “malo”, de lo que es inconveniente, de lo conveniente y sus razones, tanto para Él como para sus semejantes. Se estará generando un verdadero abusador en potencia.
    -Resolución del 2° acto): No tengo suficientes parámetros, ni experiencia de vida como para poder valorizar este tipo de resolución. Eso sí, me encantaría alguna vez poder verlo, solo como experimento, y para ver qué sucede… Me imagino, e inclino a pensar que ante la inusual experiencia, al menos el primer niño “damnificado” dejaría de llorar casi inmediatamente con un raro sentimiento, mezcla de “estoy amparado” y de “se me hizo justicia”. Y el segundo, en un primer momento perplejo tratando de entender que fue lo “ILOGICO” que vio que paso, para luego sí empezar a llorar ante los hechos, pero al poco tiempo calmarse ante una “razonable” explicación sobre “la lógica” de todo aquel “duro” aprendizaje.
    -Resolución del 3° acto): Es el tipo de resolución sin duda que a mí en lo particular más me gusta. Porque permite el aprendizaje a través de la autoexploración de las acciones, para luego si uno desea, poder comprender así la “razón” causalistica de los problemas. Y además con la invalorable, REAL muy sutil pero CONCRETA AYUDA de un MAESTRO ADULTO con experiencia y con verdaderas ganas de ENSEÑAR y GUIAR.
    -Resolución del 4° acto): El cuarto acto es muy elocuente, no necesita explicación; lamentablemente, casi que demasiadas veces pareciese que solo basta con mirar a nuestro derredor ¿no? ¿Pregunto… acaso si esto fuese así, de ese modo, de verdad sirve?
    -PD: Los dos niños representan a la humanidad. La sala representa al planeta Tierra. Sus juguetes, a las distintas cosas de la vida. El adulto representa a nuestros maestros espirituales. También podríamos llamarlos nuestros hermanos mayores ¿Quizás a Ud. le guste llamar al “adulto” nuestros Dioses? O puede llamársele “a aquel personaje” de otros modos más modernos y exóticos también… ¿1°; 2°; 3° y 4° acto, cuál cree Ud. que mejor refleja la realidad?
    -Daniel H. M.-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here