Divulgación Cósmica: El Descenso hacia Área 51 con David Adair

Temporada 8, Episodio 3

David Wilcock: Muy bien. Bienvenido de nuevo a “Divulgación Cósmica”. Soy su anfitrión, David Wilcock, y en este episodio, les brindaremos otra ronda con nuestro invitado especial, David Adair, un hombre que realmente fue capaz de caminar por el Área 51.

David, gracias por estar de vuelta.

David Adair: Me alegra mucho estar aquí.

Wilcock: Usted está describiendo esta cosa que parece que usted acaba de rodar en la escena de una película de terror.

Adair: Ja. Podría ser.

Wilcock: Tiene alguna criatura alienígena, si se quiere, con huesos a su alrededor, y es gigantesca. Usted no tenía ningún miedo ya que esto le está sucediendo a usted.

Adair: Sí, usted es la primera persona que me hace esa pregunta. No, me estaba divirtiendo.

Esta . . . Lo único que me asustaba era Rudolph, ¿sabe? Ese ser humano allá abajo es peligroso, ¿sabe?

No, esta cosa estaba sólo. . . Estaba hipnotizado, sabe, porque cada vez que veo algo, tengo cerca de 50 preguntas como consecuencia de ello.

Y cuando la cosa comenzó a interactuar, ya sabe, sombras y cosas por el estilo, pensé: “Hombre, ¿qué está pasando con esta cosa?”

Así que me di la vuelta y le pregunté a Rudolph, “¿Puedo subir a la parte de arriba?” Porque el hueso trabaja como un entramado. Es como una caja toráxica que cae en cada extremo y luego se juntan en el centro. Las costillas estarían como entrelazadas, por lo que está protegiendo la gran estructura por debajo.

Wilcock: ¿Así que podría subirlo como una escalera?

Adair: Bueno, se podría. Es sólo . . . Piensa en un gran esqueleto de un dinosaurio. Puede trepar por esa cosa. Debido a que tenía ángulos, horizontales, y perpendiculares, así hay formas de subir en él.

Así que miré a Rodolfo, [y le] dije: “¿Puedo subir a esta cosa?” Y él dijo,. . . La primera cosa que oye es a toda la gente de la Fuerza Aérea, “¡No!”

“Sí, adelante”.

Wilcock: ¡Ja, ja!

Adair: Y en realidad le dije gracias a él – fue la única vez que le di las gracias.

Así que mor e meto en esta cosa, y mientras estoy trepando por el hueso, y tocando la estructura ósea en cualquier parte, nada. Pero la gran área lisa que está empotrada dentro de la estructura del hueso es la protección, cuando se toca. . . nado con. . . es ir a un lugar donde se nada con delfines y todo eso.

Wilcock: Uh huh.

Adair: Si se siente como la piel de un delfín.

Wilcock: Hm.

Adair: Y si presiona fuerte, y la presioné, se hundiría un poquito, y luego es como piedra. Así que es como la cubierta orgánica con acero o algún tipo de aleación en el interior.

Wilcock: ¿Estaba a unos 7?6mt de altura cuando llegó a la cima, desde el suelo?

Adair: Tiene 4.57mtde alto y 6.7mt de ancho.

Wilcock: De acuerdo.

Adair: Yo estaba a unos 4.57mt de altura – a unos 1.52mt más arriba que la cesta del baloncesto, que es bastante alto.

Wilcock: Sí.

Adair: No quiero caerme. Definitivamente lo sentiría.

Wilcock: Bien. No lo haría. . . No lo mataría, pero se lastimaría.

Adair: Definitivamente estaría herido. Así que trepé a la cima. Pero cuando voy subiendo, presioné esa zona lisa, y luego la cosa. . . empezó a reaccionar.

Dondequiera que mi piel hiciera contacto superficial alrededor de mi mano, cayendo en cascadas adentro estarían estas olas bastante azules y blancas realmente – como esas máquinas con movimiento de onda que se pone en frente de los ejecutivos para mantenerlos calmados, un pequeño dispositivo que usted puede comprar.

Wilcock: ¿Azul con blanco, ¿cómo, igual, a la luz? ¿O qué aspecto tenía?

Adair: Tenía su propia luminosidad. Se podía ver fuera del otro material. Y en realidad brillaba un poco y corría por su lado hacia abajo. Si sacaba su mano, se disiparía al máximo alcance exterior, y luego volvería hasta donde se hizo el contacto original, y ese sería el área final que se disiparía.

Wilcock: ¿Sintió alguna carga eléctrica o algo así? ¿Algún calor?

Adair: No había calor, pero había algo en marcha, porque noté que el pelo de mi brazo estaba erizado.

Wilcock: ¡Ah!

Adair: Así que sí. . . Pero no era ninguna carga eléctrica. Tal vez estática, pero no me sorprendió.

Wilcock: De acuerdo.

Adair: Definitivamente se podía sentir que algo estaba pasando.

Y así que, me despegué de él, y me di la vuelta y miré a Rudolph, y puse mi mano sobre él, y lo están mirando, ¿verdad?

Y por la expresión que había en sus caras, es. . . los miré. Dije, . . . retiré mi mano y les estoy viendo las caras, y vuelvo a poner mi mano, y ellos lo estaban mirando, y yo pensaba, “Ustedes no han visto esto antes, ¿verdad? Huh.

Y eso les pareció mal. Y al parecer, no pueden reaccionar.

Wilcock: Usted le agrada.

Adair: Supongo. Si fuera un gato, ronronearía, supongo. Pero le pregunté a Rudolph: “¿Puedo subir en la cima?” Y él dice: “Vete”.

La Fuerza Aérea, “No.”

“Sí, adelante.”

Así que subo hasta la punta. Y está caminando por lo que parece – esto es muy raro. Parece una columna vertebral gigante con vertebrados.

Wilcock: ¡Guau!

Adair: Y hay una barra metálica que. . . Yo diría que tenía probablemente 1,21mt. de ancho, y luego los vertebrados. . . y entonces . . . hace que sea muy fácil caminar. Así que paso por encima de los vertebrados.

Y entonces noto entre los vertebrados, hay un gran paquete de. . . parece ser fibra óptica. Pero no es realmente fibra óptica, porque tiene un fluido en su interior.

Ahora, la mejor manera de describir este fluido es que, cuando éramos niños, si se caía y se hería las rodillas, se le desollarían. Su mamá vendría hacia usted con esta botella, y va a detestar esto, porque se llama Merthiolate.

Wilcock: ¡Ja, ja, ja!

Adair: Y le va a quemar como fuego cuando se aplica en su piel. Pero el color de Merthiolate era tan único. Es azulado y naranja iridiscente. Lo sostiene a la luz del sol, a la botella, era precioso.

Bueno, de todos modos, ese es el tipo de fluido que va por estos tubos.
Wilcock: Extraño.
Adair: Y fluirán por toda la longitud de la columna vertebral.

Pero entonces me inclino y miro hacia abajo, y es realmente genial. Estas fibras salen de la caja del tronco una por medio. . .  en casi todos los vertebrados, y se extendían bajando por sus lados.

Y cuando se aleja de él, como abajo en el piso, se puede ver claramente, entonces. Parecía un sistema de disparo sináptico neuronal humano.
Wilcock: Pero dijo que parecía fibra óptica. Así que esto. . . Esa parte no suena biológica.
Adair: No. Sólo me recuerda un poco de una lírica o en una canción, “en parte hechos, en parte ficción, una contradicción al caminar.” Eso es lo que esta cosa era.
Wilcock: ¡Ay, ah!
Adair: Es como. . .
Wilcock: ¿Respiraba?
Adair: Eso fue algo que busqué. ¿Recuerde que puse mis manos en él?
Wilcock: Sí.
Adair: Yo estaba allí, y estaba siendo muy tranquilo, y yo estaba buscando un pulso o la respiración.
Wilcock: Bien.
Adair: No sentí nada. Pero por Dios, no me sorprendería si lo hiciera.
Wilcock: Sí.
Adair: Si estornudaba, habría saltado.
Wilcock: ¡Ja, ja!
Adair: De todos modos, estoy desciendo. Me estoy dirigiendo hacia. . . Y pienso en un a figura del ocho, un reloj de arena, una figura del ocho en la que se cruzan. Justo en el cruce, en. . . Dios, yo no sé cuál es el frente o parte posterior de esta cosa, pero por la cara lateral que nos enfrenta, había un agujero que era profundo.
Wilcock: ¿Un agujero?
Adair: Un agujero.
Wilcock: ¿Como si se le hubiera disparado y dañado?
Adair: Sí. Y para hacer las cosas más confusas para intentar averiguarlo, algo parecido a una máquina, con la que perforarías un agujero en él, el metal sería muy afilado – con fragmentos colgando alrededor del área de la explosión. Sería realmente muy agudo.

Vi una foto una vez, y se veía así. Cuando disparan un arpón en una ballena, tiene una carga de granada, y detona. Dios, como debe sentirse a esa ballena. Pero hacen un gran agujero en la ballena, y se ve un gran agujero. Y se ve la grasa, ¿verdad?
Wilcock: Correcto.
Adair: Así es como se veía este radio de explosión.
Wilcock: ¿En serio?

Adair: Parecía grasa, sin fragmentos de metal. Y en realidad, eso. . . Ahora, eso está empezando a molestarme. . 

Wilcock: Claro.

Adair . . Porque eso parece carne. Y pensé: “Hombre, ¿qué hay de nuevo? . “Sabe, seguí preguntándoles, dije,” Es como. . . “

“No, es una máquina”.

 

Seguir leyendo…

Dejar respuesta