250389_327359277359672_1196822521_n

Había una vez un niño ala edad de 6 años apenas tomando conciencia de su entorno. En cuanto pasaba los días el se preguntaba y no lograba entender. ciertas cosas que le revolvían en su cabeza, se dio cuenta cada día  que lo llevaban de paseo o incluso de trayecto ala escuela; que no todos tenían los mismos privilegios o atenciones. comenzaba confundirse preguntando a sus mayores. ¿por que ciertos niños no van ala escuela?¿ por que ahí gente en las calles pidiendo dinero? ¿por que no todos son felices como el? ¿por que no comen? ¿por que ahí tanta gente enferma? ¿por que no tienen hogar o un padre o madre amoroso?.. el niño se ponía triste sabiendo que no todos compartían su misma felicidad que no todos podía carcajear hasta caer al piso, gritar y saltar. jugar en la arena, correr hasta el cansancio, reírnos por contagio del amigo. sintiendo la brisa acariciar su cara, mientras corres.

alo largo del tiempo y entre mas crecía se daba cuenta que la vida ponía pruebas. pero todo dependía del cristal con el que se mirara. si lo viéramos como una forma de crecer y no caer en lo mismo seria algo positivo.

En realidad notros tenemos el libre albedrío, sabiendo eligir.

Cuando uno eligir siempre el papel de victima, no hace nada por remediarlo, se queda así tanto tiempo que piensa que sufrir es algo que le toco ser,creando así un baja desencintad en todo lo que lo rodea. Por lo tanto se acostumbra y se encierra así mismo evitando otro tipo de ideología, que lo haga ser feliz. 

No hay razón para sufrir. La única razón por la que sufres es porque así tú lo decides. Si observas tu vida encontrarás muchas excusas para sufrir, pero ninguna razón válida. Lo mismo es aplicable a la felicidad. La felicidad es una elección, como también lo es el sufrimiento.

En tus manos esta de ver un mundo mejor, recuerda que tu eres parte de una población de millones, el cambio empieza por uno para expandirse hacia todos.

Todas las respuestas las encontraras dentro de tu ser interior o yo superior.

“La felicidad es interior, no exterior; por lo tanto, no depende
de lo que tenemos,  si no de lo que somos “

Pablo Neruda

 

“Ayúdate que yo te ayudare Jesucristo.”

Namasté.

El cambio empieza por uno mismo

“Cuando el corazón empieza a sentir lo que
nunca había sentido…la mente empieza
a entender lo que nunca había entendido”
Luz Divina Interna.

WebSite:http://despertando.me

Volver a la Principal: Luz Divina Interna

Facebook : Luz Divina Interna

Comenta Aquí ¡¡Gracias!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here