Friday, Oct. 24, 2014

Maestros Ascendidos DESPERTANDO MAESTRO LANTO

Written By:

|

enero 25, 2013

|

Posted In:

Maestros Ascendidos  DESPERTANDO MAESTRO LANTO

Quién es el creador de sombras? Quién crea las sombras? Quién potencia la Luz? Y quién se envuelve en lo más profundo de las sombras, sino es el propio Hombre?

Yo fui un Monje. Y mi camino fue largo, cómo es el camino de todos los Monjes. Y tal vez sea aún más largo, el camino de un Monje, porque no le caben distracciones.

Ustedes, el tiempo entero, se envuelven en distracciones: Se distraen naciendo, se distraen caminando, se distraen creciendo.

Conviviendo con la familia. Teniendo amigos, teniendo amores. Sintiendo la ausencia de las personas, participando de la vida de unos, huyendo de la vida de otros.

Buscando el dinero, haciendo del dinero su Dios, haciendo del dinero su martirio. Sin embargo, un Monje, se distrae con pocas cosas.

Yo fui por mi camino espiritual por falta absoluta de otras posibilidades. No tuve padre, no tuve madre. Fui abandonado en un monasterio.

Y por una profunda gracia, por una profunda suerte, fui acogido, alimentado y cuidado, en ese ambiente.

Crecí cercado por las grandes murallas del monasterio, pero alimentado. Crecí, teniendo qué comer, teniendo qué vestir.

Pero veía en todo eso que era mi historia, que era mi caminata, un gran dolor, un gran sufrimiento. Todo eso en mi vida, era una gran sombra.

Porque estaba infeliz, estaba viviendo una vida que no quería que fuese mía. Pasando por experiencias, que no quería que fuesen mis experiencias. Viviendo dolores, que encontraba que no había elegido para mí.

Algunas veces iba, acompañado por los Monjes, a algún trabajo a la aldea y observaba a los niños, con sus familias.

Y ahí sí, mirando la felicidad del otro, veía y sufría, pensando en mi infelicidad. Pensando en cuánto era solamente.

Pensando, en el regazo de la madre que no tuve, en la presencia del padre, del orientador que no tuve. Miraba todo lo que no tenía.

Y crecí más y mi vida era trabajar y trabajar y trabajar. Mi sombra se volvió mi trabajo.

Porque miraba aquello y pensaba en cuántas personas tenían todo, más fácil que yo?

Cuántas personas tenían la libertad de trabajar y volver a sus casas? Y yo me quedaba allí en el mismo lugar, preso en el monasterio.

Y cuando crecí un poco más, mi sombra era pensar que quería salir y no tenía coraje.

Mi sombra , era imaginar otra vida para mí y no tener el valor de romper con la vida que tenía.

Con miedo de que no fuese cierto, con miedo que el ambiente no fuese favorable, que las personas no me permitiesen ese camino.

Y después, cuando envejecí, mi sombra era criticarme por todo lo que no había vivido.

Por todo lo que no había hecho, por las elecciones equivocadas, por mi falta de coraje. Por haber sido amigo de algunos que me traicionaron.

Por haber sido víctima del desprecio de otros. Por no amar a Dios lo suficiente. Por no me veía a mí mismo.

Mi vida fue una secuencia de sombras: dolorosas, tristes. Una secuencia de reclamos.

Una secuencia de un diálogo, donde sólo criticaba. Y no tenía fuerzas para dialogar de verdad.

Y no tenía fuerzas para ver el bien de las situaciones; sólo veía lo que no era cierto, solo veía el mal, y sólo veía lo que quería ver.

Y cuando desencarné, cuando morí y fui a un Plano Espiritual, un Ser, me recibió, en un lugar muy bonito, muy apacible, pero que parecía un monasterio.

Y pensé, mi Dios! A dónde fui? A dónde voy? Dónde estoy? De nuevo en el monasterio!

Y la persona me preguntó, quién había sido? Qué había hecho? Y con los ojos muy dulces, esperó que respondiese.

Y mirando para abajo, aún incompleto y no entendiendo muy bien lo que estaba sucediendo conmigo, dije:

Yo soy un Monje. Fui un Monje toda mi vida entera.

Y aquel otro Ser, un amigo, que me miraba… Él meneó la cabeza y entendí que él decía que no. Pero era tan dulce aquel no.

Era tan comprensivo, aquel movimiento de su cabeza. Era tan acogedor aquel no, que no me sentí ofendido, con la negativa de aquella persona.

Porque estaba acostumbrado a defenderme de todo lo que me sucedía. Estaba acostumbrado a defenderme de las personas, de sus actitudes, de las críticas.

Estaba acostumbrado a mantenerme fuerte en mí mismo. Encerrado en mi mundo. Defendiéndome, porque así hallaba que tenía que ser.

Pero aquella persona, con aquel meneo de su cabeza, me tocó profundamente. Y ahí ya no tuve más seguridad de quién había sido, de lo que había hecho.

Y él miró para mí y me dijo así: No aprendiste hijo mío. Tu vida entera, perseguiste tu sombra.

Y encontré aquella conversación muy filosófica, estaba lejos mismo de mi comprensión. Pero ahí, él me tocó. Y cuando él me tocó, percibí una nube que eran mis pensamientos. Percibí cuánto estaba fijo, el tiempo todo, en las mismas cosas.

Aquel momento de Luz, de contacto espiritual, me hizo ver que volvía las cosas siempre difíciles. Siempre nebulosas. Que saltaba de una llama a otra.

De un problema a otro. De una situación difícil a otra. De un comentario negativo a otro, de un miedo a otro.

Y comprendí que había creado para mi una historia, de una gran sombra. Y hoy, mi mensaje para ustedes es para que ustedes potencien la Luz. Su Luz.

Potencien su Amor. Su fuerza de Amor. No se fijen en los problemas. Dejen que los problemas sean como nubes al viento.

Aunque sean varios días, meses de lluvias, siempre está el sol, siempre hay una Luz.

Pero la Luz no es una subordinada a sus voluntades. No siempre las cosas suceden como ustedes planean.

Pero hay una Luz en cada acto, en cada movimiento, en cada persona, en cada historia, en cada camino. Ustedes son la Luz.

Potencien su Luz. Potencien su Bien. Potencien la Fuerza Interior. La Luz está en ustedes, y ustedes están en la Luz.

Estaremos trabajando, todo el inicio de este año en la fuerza de la Llama Trina. En unión con la Llama Azul, Dorada y Rosa.

Estamos trayendo la conciencia de la Fuerza de ustedes. Reverenciando el Yo Crístico de cada uno.

El Yo Crístico de ustedes y el gran Sol del Corazón. Potencien el Sol del Corazón. Porque el Sol del Corazón es capaz de limpiar todas las sombras.

En su vida, ustedes siempre pueden ver la sombra y comprender la Fuerza del Sol. Sentir la Fuerza del Sol, amar la Fuerza del Sol.

Reverencien su Ser Crístico, y sirvan con humildad al Dios que está en todos. Al servicio de la fuerza de la Llama Trina, Yo Soy el Maestro Lanto. Y les traigo mi profunda reverencia en el Sol del Amor que eleva.

Reciban.

Recibido por – Maria Silvia Orlovas

mariasilviaporlovas.blogspot.com.br

Traducción al español – Shanti

http://galactic-citizen.blogspot.com

Si copia o re-publica este mensaje, incluya estos créditos. Gracias!

WebSite:  http://despertando.me/?p=119123

Volver a la Principal Maestros Ascendidos

Share This Article

Related News

MaestrosAscendidos – Sananda Como el tiempo y espacio se desvanecen Por Katryn E. May
Maestros Ascendidos – SANANDA via Gillian MacBeth-Louthan
Maestros Ascendidos – Las divisiones ilusorias. Amada María, por Elsa Farrus

Leave A Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>