Thursday, Oct. 23, 2014

Abre los Ojos ¿Que es el ego?

Written By:

|

enero 12, 2012

|

Posted In:

Abre los Ojos  ¿Que es el ego?

65316_462523460470250_1503140608_n

1.-vídeo

2.-vídeo

3.-vídeo

 

El Ego y sus roles

A la inmensa mayoría de las personas no les (nos) interesa “lo que es”, sino “cómo se ven” o, qué calidad de imagen proyecta. Les interesa la imagen más que la objetividad. Y así, el hombre de la sociedad se lanza a participar en esa carrera de las apariencias, en el típico afán de ‘quién engaña a quién’, de cómo lograr mejor impresión. El mundo es un inmenso estadio en el que “el orgullo de la vida” juega un gran match de las etiquetas, formas sociales y exhibiciones económicas para competir por la imagen social, un combate en el que a los seres humanos no les interesa ser, sino parecer.

El ego es una disposición del pensamiento errónea que intenta presentarle como a usted le gustaría ser, en lugar de cómo es en realidad.
En esencia, el ego, la idea de uno mismo, la máscara, el papel que estamos desempeñando; supone una forma distorsionada de afirmar y vivir la existencia. A esta máscara social (el ego) le gusta la aprobación, quiere controlar situaciones y personas, y se apoya en el poder porque vive en el temor.
El Espíritu siempre ha sido esquivo. Hemos sido esquivos (as) al Espíritu: “eso son cosas de locos”, dicen los materialistas. El Ser – o Espíritu -, nos sostiene a todos, es nuestra fuente de aliento y vida y, sin embargo, es algo sobre lo cual nuestros padres nos enseñaron muy poco.

Cada molécula del universo esta llena de Ser; cada pensamiento, cada trozo de información que nos llega a través de los cinco sentidos no es otra cosa que Ser. Pero podemos pasar por alto al Ser porque este mantiene un silencio total, como un maestro coreógrafo que nunca participa en la danza. En verdad, El siempre existió y existirá. Sólo necesitamos apertura para estar “en espíritu” o, inspirados.
Así como hay dos polos en un imán, uno positivo y uno negativo; las personas también cargamos con dos personajes en disputa; uno de ellos es el que se afana por el éxito material y el otro que aspira a elevarse espiritualmente. La descripción brindada por Sogyal Rinpoche en la obra “El libro tibetano del vivir y del morir” explica a las mil maravillas este descubrimiento: “Dos personas han estado viviendo en ti durante toda tu existencia. Una es el ego: charlatana, exigente, histérica, calculadora; la otra es el ser espiritual oculto, cuya queda y sabia voz has oído y atendido sólo en raras ocasiones”.
El protagonismo.

Aun no teniendo engramas (trastornos mentales), la persona tiene complejos de
culpa, es susceptible, posee baja autoestima, se cree
superior, cuestiona todo, se ofende, trata de imponer sus
ideas, no permite una opinión distinta de la suya, se vuelve
hipócrita, llega a ser depresiva, puede estar eufórica, o
introvertida. Y hay muchos más estados de protagonismo o
roles que puede desempeñar una misma persona, incluso
estando analítica, sin engramas.
Esos roles de protagonismo están dados por el ego, la fuente
de todo lastre espiritual. El ego también genera dramas de
control, buscando (para dominar) crear complejos de culpa
en los demás mediante roles de víctima.
El protagonismo es la cara externa del ego, que busca
subsistir a toda costa, creando mecanismos de defensa:

1) Se apega a los roles, pero no a las ideas. De esa manera,
no se aferra a los afectos. Pero, por otro lado, hace que
la persona sufra de trastornos obsesivos.

2) Los conflictos producidos por los engramas, como la
ansiedad, los condicionamientos, la baja estima y los
impulsos que son reprimidos, el ego los transforma en
síntomas somáticos que afectan el sistema nervioso. Esta es
otra de las facetas del rol de víctima.

3) Desplaza las emociones originales para no debilitarse y
las transfiere de la persona original a otro sustituto más
aceptable.

4) A veces, la mente reactiva, obliga al sujeto a adoptar
actitudes concretas, ideas y afectos opuestos a los que tiene.

5) El ego logra que la persona se identifique con sujetos
como si fueran un espejo, adoptando patrones individuales
que imitan a los de otro individuo admirado.

6) Lo que la persona rechaza en uno mismo, lo que no
termina de aceptar en su propio ser, lo rechaza incons-
cientemente y lo atribuye a otros seres de su entorno.
La psicología freudiana lo denomina Proyección y explica
así que los propios anhelos, deseos o temores, son
desplazados hacia otras personas.

7) Otro de los mecanismos de defensa hace que las
personas a las que el sujeto ama, odia o teme, sean
incorporadas simbólicamente dentro del ego y así éste
asume el rol de esas personas.
Es lo opuesto de la Proyección.

8) La persona se niega a reconocer factores que pueden
llegar a perturbarla.

9) La persona justifica conductas que censuraría en otros.

10) A veces el sujeto retorna a patrones más infantiles
de pensamiento para evadir simbólicamente un entorno
hostil.

11) Toda crítica la puede tomar como agresión y modifica
su conducta de modo que hasta puede alterarse de forma
considerable.

-Algunos ejemplos donde se notan los
roles de dramatización del Ego.

Habla sobre lo que la persona dice y lo que en realidad quiere decir:
-Solo Dios sabe lo que yo estoy pasando- más toda la
gente a la que la persona le contó el problema…
-No quisiera que ésto te pasara a tí – ojalá te pasara para
que sufrieras lo que yo sufro…
-¿A tí qué te importa? El que sufro soy yo – aunque tú
no sufras, no te voy a dejar tranquilo, pues quiero
compartir mi sufrimiento…
Y así, infinidad de ejemplos.
Sentido de posesión que tiene la persona egoica:
-Fijate, me vaciaste la azucarera – la persona que
dramatiza, aparentemente, no consume azúcar…
-Vamos a tener un hijo- la señora explica que la
hija está embarazada… (¿O están embarazadas ambas?)
-Me dejaste sola- le reclama la esposa al cónyugue que
ha fallecido. Lamenta más su soledad que la muerte de
la otra persona.

La persona que tiene Ego siempre quiere ser protagonista,
es absolutamente incapaz de ponerse en lugar del otro.
Todo lo evalúa desde su exclusivo punto de vista y
rechaza rotundamente cualquier otro punto de vista que no
sea el suyo propio.
El Amor impersonal es un sentimiento, como la compasión. El Amor personal es una emoción.
La emoción es la única sensación que abreva de las dos mentes: la analítica y la reactiva.

La emoción condiciona, es conflictiva si es mal canalizada. Eso no significa que la emoción sea negativa, pero muchas veces, por su propio origen, da cabida al ego y éste permite los posteriores roles que muchas veces terminan perjudicando la intención de esa emoción.

Los sentimientos no son emociones, porque mientras los primeros se sustentan en el goce de dar, independientemente de factores externos, las emociones se basan justamente en agentes causales ajenos a la persona. Y eso sucede porque las emociones son sensaciones, están expuestas a distintas vivencias.
El ego, que se manifiesta en distintos Yoes, se aferra a las emociones y se alimenta de las mismas. Pero no las sofoca, al contraro, las aviva… a tal punto que muchas veces las descontrola. Allí, la mente reactiva impulsiva toma el mando y la persona es presa de sus emociones, opacando su discernimiento.

Buscar la aprobación del otro es ‘pedir permiso para vivir’.
Si la persona entiende su verdadera importancia, no va a buscar una pareja para ser feliz, sino que va a compartir su felicidad con una pareja.
Consideremos al ego como la idea que cada uno de nosotros tiene de sí mismo. Es decir, que el ego no constituye mas que una idea, una ilusión, pero una ilusión que ejerce gran influencia”. Nadieha visto al ego. Se trata más bien de un fantasma que aceptamos que controle nuestra vida. El problema es que mantener esta ilusión puede impedirle conocer su verdadero yo, su esencia espiritual.

El ego, ese gran protagonista, siempre necesita y relega el Don de DAR por el afán de NECESITAR. Obviamente, al encarnar en el plano físico, dependemos de los amores personales, que son sentimientos buenos si se intercambian con equilibrio. Pero si esos amores son manipulados por los impulsos negativos y las bajas pasiones, van a alimentar desmedidamente el ego y así éste tomaría el control de nuestras emociones… y así vamos a sentir que somos seres incompletos si no tenemos otra compañía. Eso trae aparejado dependencias anormales, al punto tal de bajar del todo nuestra autoestima si la otra persona no nos necesita de la misma manera.

Es un trabajo interno muy grande el que se precisa para cortar con esos lazos nefastos y darnos cuenta que solo seremos importantes para el otro cuando primero lo seamos para nosotros mismos. Y la única manera de ser importantes para nosotros mismos es darnos el valor que en verdad tenemos: no depender de la aprobación de los demás, tampoco del afecto de los otros… nuestro valor como seres humanos no puede ser dado por juicios externos, sino por nuestra propia consciencia. Y una vez que tengamos en cuenta que en verdad somos valiosos, paradójicamente no le daremos ningún valor a ello, pues pensaremos que el importante es el otro… y reemplazaremos el NECESITAR por el DAR… y por añadidura recibiremos.

¿Qué es ego?
Dejar de ser lo que realmente eres.
Estar por encima o por debajo de lo que eres.
Tener injustificadamente una parte de la atención en ti y no en la acción.
No actuar según tu conciencia de lo que es. Uno siempre tiene conciencia de lo que es. Pero pone una capa encima y tergiversa su realidad. Por ejemplo, la persona que tiene rol de víctima necesariamente tiene que convencerse que es víctima, por que no lo es y lo sabe. A uno puede haberle ocurrido algo, pero no debería hundirse por ello. Para ser víctima pone una capa para ocultarse a sí mismo la verdad. Esa capa es el rol. La persona se automanipula.

En realidad siente la manipulación y el desorden que ha creado, pero se pierde a sí misma por dejar de escucharse, por dejar de escuchar a su yo central.
Generalizando, uno ve que algo es de una manera y desvía su atención. Añade, quita, desvirtúa, manipula.
Un ejemplo. Cuando un bebe reclama, no está manipulando desde su punto de vista. Sí desde nuestro punto de vista, pero no desde el suyo.

Por eso no hace mal. Por que no está manipulando desde lo que realmente es. Un ser necesitado y dependiente. Entonces si nos sintiéramos mal al oírlo reclamar, en realidad nos estaríamos manipulando a nosotros mismos, por no estar en lo que obviamente sabemos que es cierto, que ese pequeño ser necesita de otros. Al sentirnos mal habríamos desplazado nuestra visión de la realidad hacia nosotros.
Otro ejemplo. El problema de la palabra orgullo es que se usa para dos cosas distintas. Para decir que uno está orgulloso de algo, y para decir que uno está demasiado orgulloso de algo. Uno está orgulloso de algo cuando ese algo está en su conciencia como una meta conseguida.

Uno está demasiado orgulloso de algo cuando en su mente el hecho de haberlo logrado ha desplazado al logro en sí.
(Yo agrego al orgullo egoísta de “Vos no me hablas, yo tampoco”, o “Estoy orgulloso de lo bien que hice a mi hijo”, en vez de estoy orgulloso por el logro de mi hijo.)
El protagonismo es similar. No es protagonismo que aparezca nuestro yo como una referencia allí donde nuestro yo es una referencia, y sí es protagonismo que salga nuestro yo en vez de la referencia.
Lo mismo ocurre con la palabra ego.

Por eso la gente la confunde. No es que tengamos que hallar un límite entre el ego bueno y el ego malo. Tenemos que cambiar las palabras o ayudar a usarlas correctamente y ayudaremos a que la gente se confunda menos. No es ego del malo hacer o sentir algo respecto a ti, cuando ese algo realmente es respecto a ti. Entonces el ego que desvía de la realidad es cuando la parte de ti que aparece en algo es mayor o menor de lo que realmente debería aparecer.
¿Qué es el desapego? No manipular nuestra verdad desviando el centro hacia algo que no es el centro. Por tanto es desapego no tiene nada que ver con la indiferencia.
También es desequilibrante falsear voluntariamente el valor de cualquier parámetro que forma un concepto.

No tiene que ser con respecto a ti, puede ser el valor de cualquier cosa. Por ejemplo alguien piensa que su trabajo actual es suficiente y pasa a considerarlo como algo definitivo que no tiene que preocuparle. Y deja de valorar la posibilidad que algún día tenga que cambiar, más bien al contrario, actúa como si no pudiera ocurrir.
No es que tengamos que estar sufriendo por si nos quedamos sin trabajo. Es más bien que al evaluar una situación que se dé en un futuro, y en dicha situación sea importante tener en cuenta la posibilidad de quedar sin trabajo, hay que tenerlo en cuenta. En los otros dos casos, sufrir demasiado por perderlo, o no tener en cuenta la posibilidad de que ocurra, estamos actuando irresponsablemente con respecto a nosotros. Estamos manipulando nuestra visión de la realidad para acomodar un temor. No estamos actuando según nuestra conciencia de lo que es.

¿Qué tiene que ver esto último con el ego? Ambas cosas tienen el mismo origen. No actuar según nuestra conciencia de cómo son las cosas.
Y como se decía en la nota “El compromiso”, actuar mal con respecto a nosotros es actuar contra nuestra visión de la realidad, no escuchar nuestro yo central, poner capas (roles), desviar la atención. Nuestra responsabilidad empieza en nuestro concepto, y termina donde termina nuestro concepto.
Y entonces, ¿qué es elevarse? Elevar nuestro concepto. ¿Qué es evolucionar? Evolucionar nuestro concepto.
Nuestro concepto y el yo central son lo mismo.
¿En qué dirección uno se eleva? ¿En qué dirección uno evoluciona? ¿Qué significa evolucionar? ¿Qué significa sabiduría? Hacer que nuestro yo central incluya mayor cantidad de mejor concepto. ¿Qué es mejor concepto? El concepto que incluye mayor porción de la realidad. ¿Qué es la realidad? Todo tal como es.

Y hay mucho más de otros que de nosotros en el Todo. Si uno incluye más del Todo dentro de sí mismo, necesariamente por autocoherencia va a estar más por el otro, va a servir al ver que eso es Él. Hasta que descubramos que somos Todo, al final del universo.
¿Qué ha quedado de la palabra ego, finalmente? La idea de que es uno de los subconceptos del concepto de manipular la realidad, de no ser nuestro yo central.
¿Cómo me vuelvo equilibrado en todos los sentidos? Primero eliminando todo autoengaño. Estando alerta para ser lo que eres. Y después buscando ser mejor.

posdata: un enemigo del ego es simpre tener mente abierta

Pagina Web http://despertando.me
Http://despertando.me/abre-los-ojos
Serán los mensajeros de la nueva humanidad
Si Abres Tu corazón,El corazón Abrirá tu mente
Opentheeyes.

Share This Article

Related News

Abre Los Ojos –  “El mundo está en tal aflicción”.
Abre los ojos – La rueda del tiempo.
Abre Los Ojos – Los poderes maestros

About Author

Leave A Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>